Inicio > Evangelios Sinopticos, Historia > Periodo Intertestamentario

Periodo Intertestamentario

Período Ínter-testamentario

Introducción:

 Al Período Intertestamentario se lo conoce como el tiempo o periodo de silencio entre el Nuevo y el Antiguo Testamento. Esto significa que fue entre el último de los profetas (Malaquías) y el primero en el Nuevo Testamento que fue Juan el Bautista por el año 30 de la era cristiana, eso encierra un tiempo de 450 años aproximadamente.

En éste período de aparente silencio no se paró la historia, la filosofía, ni la teología. Al terminar lo que conocemos como el Antiguo Testamento, Israel siguió en la incertidumbre socio política. Hay que tomar en cuenta que históricamente Dios ha usado todos los períodos buenos y malos en la extensión de su reino y cumplimiento de su palabra.

Marco histórico de los dos grandes imperios durante este periodo:

LOS GRIEGOS

Entre 336 y 331 a. C. Alejandro Magno conquistó el mundo entero. Su padre el rey Filipo había muerto inesperadamente. Alejandro ascendió al trono de Macedonia cuando tenía sólo 20 años de edad. Recibió una sólida formación de parte del filósofo Aristóteles, lo cual le hizo muy sensible al arte y a las ciencias. En su comitiva siempre se hacía acompañar por los más grandes sabios, quienes iban realizando una labor de acopio cultural. Alejandro era un joven con una personalidad arrolladora y una ambición sin límites. En 334 dejó a Antípater como regente en Macedonia y se trasladó al Asia Menor con un ejército de 40.000 hombres para enfrentarse a Darío Codomano, rey de Persia. A pesar de tener un ejército diez veces menor, lo venció en dos ocasiones (en Gránico e Isos). Alejandro conquistó la costa oriental del Mediterráneo. En 332 se apoderó de Tiro, la gran ciudad marítima de los sidonios, lo cual le sirvió de base para el dominio de todos los pueblos de Palestina.

En la invasión a Palestina tuvo consideración de los judíos, dejó intacta Jerusalén, y ofreció garantías a los judíos para que se estableciesen en Alejandría. Según el historiador judío Flavio Josefo, Dios le habría mostrado antes, en una visión, su entrada a Jerusalén, y también habría preparado al sumo sacerdote judío para recibirlo en paz. En efecto, cuando entró a Jerusalén le esperaban todos los sacerdotes con sus vestimentas ceremoniales. Alejandro se postró delante del sumo sacerdote en reconocimiento al Dios cuyo nombre éste llevaba inscrito en la frente. Los judíos mostraron a Alejandro las profecías de Daniel que apuntaban a su persona, lo cual acabó por convencer a Alejandro de su carácter de escogido.  Siria y Egipto se sometieron al joven conquistador sin resistencia. En Egipto asumió el lugar de faraón y dios de los egipcios (‘hijo de Amón’); fundó la ciudad de Alejandría y se preparó para la campaña del este.

Primeramente, tomó la ciudad Siria de Damasco, donde se apoderó de los tesoros del rey Darío. Luego, venció a Darío en Gaugamela, Asiría. Tomó luego las espléndidas ciudades del Oriente: Susa, la capital del imperio Medo-Persa; Persépolis y Ecbatana. Llegó hasta cerca del río Ganges en la India entre 330 y 328. Contra lo que su maestro Aristóteles le había enseñado, en cuanto al riguroso helenismo, Alejandro, adoptó muchas de las costumbres orientales. Adoptó también el modelo medo-persa en cuanto a su sistema de gobierno y en lo cultural. Se casó con mujeres persas, y dio mujeres persas a sus hombres.

En el año 323, cuando se preparaba para su expedición a Arabia, murió de un violento ataque de malaria. Su muerte hizo temblar todo el imperio. Tenía 33 años. Sus funerales duraron 2 años. Tras la muerte de Alejandro, durante 22 años, el imperio estuvo en manos de los sátrapas. Pero en 301, por la muerte de muchos de ellos y los forcejeos entre los líderes más ambiciosos se llegaron a conformar cuatro grandes áreas.

Es así como el imperio pasó a cuatro de sus generales (diádocos = sucesores). En Tracia y parte de Asia Menor quedó Lisímaco. En Macedonia y Grecia quedó Casandro. En el oriente, Siria le tocó a Seleuco, y Egipto a Tolomeo. Palestina, situada entre ambos, se vio involucrada en muchas guerras, pero fue primeramente de Egipto (entre 323 y 203, unos 120 años), bajo el reinado de Tolomeo Sóter, y luego de Tolomeo II Filadelfo. Bajo los reyes de Egipto (los Tolomeos), la suerte de los judíos fue, por lo general, pacífica. Los que estaban en Egipto edificaron sinagogas en todas las colonias. Tolomeo Filadelfo se interesó por apoyar la cultura y la literatura de los pueblos.

Durante este período la ciudad de Alejandría llegó a ser un centro de gran influencia judía. Se produjo la versión griega del Antiguo Testamento, llamada Septuaginta, entre 280 y 150 a. C. El rey pidió al sumo sacerdote Eleazar que le enviara a Alejandría setenta eruditos hebreos para realizar dicha obra. Esta traducción permitió que todo el mundo conocido en la época que conocía la lengua griega leyera las Sagradas Escrituras. En 198 a. C., Antíoco III el Grande reconquistó Palestina para los seléucidas. Poco después el rey Antíoco IV Epifa-nes, enemigo acérrimo de los judíos, hizo un esfuerzo salvaje y decidido para exterminarles a ellos y a su religión. (Éste se llamó a sí mismo “Teos Epífanes” – dios manifiesto).

En el año 168 a. C., luego de fracasar en una embestida a Egipto Antíoco desahogó su frustración contra Jerusalén. Destruyó los muros de la ciudad, profanó el templo (que fue llamado ‘Templo de Júpiter Olímpico’), sacrificó una cerda sobre el altar, erigió un altar a Júpiter, prohibió el culto del templo y la circuncisión, destruyó todos los ejemplares de la Escritura que fueron hallados, mató a todo aquel que las poseyera, vendió como esclavos a miles de familias judías y recurrió a toda forma imaginable de tortura para obligar a los judíos a que renunciaran a su religión. Para los judíos de la época la figura de Antíoco Epífanes cumplía con valores proféticos del libro de Daniel.

Las atrocidades cometidas por este rey condujeron al sublevamiento de los Macabeos, una de las hazañas más heroicas de la historia de la humanidad.

CONTRIBUCION DEL PERÍODO GRIEGO AL CRISTIANISMO

La cultura y, específicamente, la lengua griega, que llegó a ser el idioma universal. En este idioma se universalizó la Palabra escrita de Dios:

a) El Antiguo Testamento, por la versión Septuaginta.
b) El Nuevo Testamento, escrito totalmente en griego.

El historiador Carl Grimberg evalúa así el aporte de los griegos al cristianismo y la humanidad. “Cuando Alejandro Magno abrió las puertas de Oriente al espíritu emprendedor de los occidentales, se desarrolló el comercio y nació la cultura a escala mundial. La cultura griega penetró en Oriente y experimentó allí algunas modificaciones que la hicieron más apta para conquistar el mundo. La cultura egipcia y babilónica, en particular la astronomía caldea, la doctrina de Zoroastro (lucha del principio del bien y el mal), el culto israelita a Yahvé y su doctrina sobre el pecado y el perdón, todo penetró hondamente en la conciencia del mundo. El griego helenístico lengua a la que fue traducido el Antiguo Testamento llegó a ser el idioma universal de la época. Los griegos han transmitido a la Humanidad el amor a la belleza el genio de las artes floreció como un prodigio en este pueblo. Los helenos fueron los creadores de la libertad de pensamiento y por eso mismo los fundadores de la ciencia. Nunca lo hubieran conseguido sin el vigoroso individualismo que caracterizó toda su historia. El individualismo griego proporcionaba a cada hombre la ocasión de desenvolverse con libertad; por eso, en cierto modo, la historia griega abunda en hombres insignes. Pero la medalla también tiene su reverso. Hubo un tiempo en que se consideraba al mundo griego como un mundo ideal, pero un examen más atento y desapasionado nos quita esa ilusión. La cultura griega tuvo sus defectos y errores que ensombrecieron la aureola de la vida griega. Basta pensar en la esclavitud y en la situación social de la mujer. La falta de unión y las disensiones determinaron su destino.

IMPERIO ROMANO

Del año 63 a. C. hasta la época de Cristo

Roma estaba compuesta originalmente por varias tribus independientes que vivían en medio de siete colinas. Llegó a ser una ciudad-estado gobernada por reyes electivos, con un senado o consejo de ancianos y una asamblea que representaba al pueblo.

Alrededor del año 500 a. C. el rey fue reemplazado por dos cónsules que eran elegidos anualmente. Durante el siglo V se codificaron las leyes. Un paso importante en favor del pueblo fue el nombramiento de tribunos de entre el pueblo, magistrados que gozaban de inviolabilidad personal y que estaban facultados para vetar las decisiones de los magistrados, en defensa del pueblo.

Durante el tiempo de las conquistas de Alejandro en su avance hacia el este y de la división de su imperio entre sus sucesores, Roma fue el escenario de luchas políticas internas, y se extendió territorialmente en Italia.

Poco después de que Roma completara la conquista de Italia, se vio implicada en una prolongada lucha contra Cartago, colonia fenicia de la costa del norte del África, que se perfilaba como el rival más peligroso de Roma.

Los romanos habían hecho alianzas con pueblos a todo lo largo de la costa del África, hasta España en el oeste, y ocupaban una buena parte de Sicilia donde comenzó la guerra con Cartago (conocida como la primera guerra púnica). Roma necesitó 23 años para derrotar a Cartago. El vencedor impuso una indemnización de guerra y tomó Sicilia, que se convirtió en la primera provincia romana.

Poco después del tratado de paz, Cartago se afianzó firmemente en España, lo cual preocupó y alarmó a Roma. Esto causó la segunda guerra púnica (218-201), y, como resultado, Cartago tuvo que renunciar a España y a la mayor parte de su escuadra; además, tuvo que pagar un elevado impuesto y prometer que no haría guerra sin el permiso de Roma. Alrededor del año 200 a. C., cuando Cartago -su único rival genuino- ya no era una amenaza, Roma se había convertido en la señora del Mediterráneo occidental.

La conquista de provincias extranjeras fue para Roma el comienzo de un verdadero imperio. Al principio Roma no procuró conquistar nuevos territorios en el este. Pero era la potencia máxima del Mediterráneo, y en sus esfuerzos por defenderse y proteger su comercio y a sus aliados, intervino en contiendas locales, hasta que finalmente fue reconocida como la conquistadora de todo el mundo mediterráneo.

En la progresiva conquista de los restos del imperio de Alejandro, el primer choque de Roma con Macedonia fue durante la segunda guerra púnica. Filipo V de Macedonia trató de ayudar a Cartago; pero Roma se lo impidió y se alió con algunos Estados griegos, y con Pérgamo, contra Filipo. Esta primera guerra macedónica 30 (215-205) fue seguida por la segunda guerra macedónica (200-196). Roma derrotó a Macedonia en Cinocéfalo (197) y declaró la libertad de toda Grecia. Al quebrantar el poder de Macedonia, Roma tan sólo había debilitado al rival del reino seléucida, y de allí en adelante tuvo que luchar contra Antíoco III (el Grande).

Los romanos tuvieron un desarrollo acelerado en los últimos tres siglos antes de Cristo. Roma se alzó así como el cuarto imperio descrito por Daniel en sus profecías. Roma empieza a intervenir en los asuntos de Judea. Pompeyo conquistó Siria y Palestina en 63 a.C. Depuso al último sacerdote Macabeo, Aristóbulo II, y lo llevó cautivo a Roma. Antípater (de Idumea) fue nombrado gobernador de Judea. Cuando nació el Señor Jesús, Judea era una subprovincia romana de Siria. En el año 40 a. C., César Augusto nombró a Herodes el Grande como rey de los judíos (37 -3 a.C.).

Herodes el Grande: gobernó Judea en 37 – 3 a. C., era hijo de Antípater. Siendo de sangre idumea, nunca pudo granjearse el cariño de los judíos, los cuales, además, le acusaban de haber exterminado la casa de los macabeos. En el año 19 a. C. comenzó la edificación del fastuoso templo de Jerusalén, que estaba en pie en los días de Jesús. Este Herodes era el que reinaba cuando nació Jesús, y fue quien procuró matarlo. A su muerte, ocurrida poco después de la matanza de los niños (Mateo 2:16), dejó su reino a tres de sus ocho hijos: Arquelao, en Idumea, Judea y Samaria; Herodes Antipas, en Galilea y Perea; y Herodes Felipe II, en los territorios al noreste del Jordán, Iturea, Decápolis, etc. Esta distribución fue ratificada por Augusto César.

APORTES DE ROMA AL CRISTIANISMO

  • Gobierno y paz mundiales: Había en el mundo romano un sentimiento cosmopolita. El mundo estaba globalizado y prácticamente sin fronteras, lo cual facilitó la difusión de la fe cristiana.
  • Gobierno permanente (estable) con una ejemplar administración de justicia, el Derecho romano. El apóstol Pablo se vio muchas veces favorecido por estas condiciones sociopolíticas.
  • Buenas carreteras: La red de carreteras romanas cruzaba todo el imperio, desde España hasta el Eufrates; desde Alemania hasta África. Esto hizo de la época romana la más comercial e internacional de la historia.

Wilton M. Nelson evalúa el aporte de los romanos a la difusión del evangelio:

 “La unión de tantas razas y pueblos bajo un imperio ayudó a derribar las barreras raciales y culturales y a unificar la raza humana. En estas condiciones el mundo habría de escuchar la predicación de la doctrina de que en Cristo, ‘no hay griego ni judío, bárbaro ni escita, siervo ni libre’ sino que todos los creyentes son uno en Cristo”.

Ralph Earle, por su parte, lo plantea muy gráficamente: “En muchos sentidos fue para Pablo más fácil viajar por el territorio del Mediterráneo que lo sería para un misionero hoy día. Podía ir de un territorio a otro sin ser detenido en las fronteras por los oficiales de aduana.

LOS MACABEOS

Macabeos (familia), familia de patriotas y gobernantes judíos, que destacó durante los siglos II y I a.C., cuyos miembros son también conocidos como los Asmoneos (especialmente aquellos que gobernaron desde el 134 a.C.), denominación procedente de Asmón, que era el nombre de un ancestro. El apellido latino Macabeo (probablemente derivado del arameo makabá, ‘el Martillo’), sólo pertenece, de forma apropiada, al miembro más importante de la familia, Judas. Sin embargo, también se aplica a los parientes de Judas. Los Macabeos dirigieron al pueblo judío en su lucha por la libertad respecto del poder sirio de los Seléucidas. Sus hazañas y las leyendas que les rodean se narran en los libros de los Macabeos del Antiguo Testamento. Los más destacados miembros de la familia son los siguientes:

Matatìas

Sacerdote de Modin, al noroeste de Jerusalén. En el 168 a.C. el rey Seléucida Antíoco IV Epífanes, prohibió el judaísmo y también decretó que se erigieran los altares a los dioses griegos en el Templo de Jerusalén y en las ciudades del país. En el 167 a.C., Matatías huyó con sus cinco hijos y muchos judíos fieles a las montañas, desde donde dirigió una rebelión contra Antíoco. Murió poco después, dejando a su hijo Judas al mando de la rebelión.

Judas

Tercer hijo y sucesor de Matatías. Judas fue uno de los mejores generales de la historia judía, quien, con unos pocos miles de seguidores, derrotó a las fuerzas Seléucidas, numéricamente superiores, en una serie de contiendas (166-165 a.C.). En diciembre del 165 a.C., dirigió su ejército insurgente hacia Jerusalén, volvió a tomar el Templo, que había sido utilizado para celebrar ritos helénicos durante los tres años anteriores, y después de una ceremonia de purificación, fueron restituidos los ritos judíos. Esta purificación y restauración se conmemora anualmente a través de la fiesta judía del Januká. Judas lanzó varias campañas militares contra los enemigos de los judíos en Judea y en sus alrededores, y como resultado el reino sirio Seléucida reconoció la libertad religiosa de los judíos en el 163 a.C. Judas comenzó a trabajar por la independencia política judía de Siria, con la ayuda de Roma. Sin embargo, las disensiones entre los judíos debilitaron su posición. Aunque Judas obtuvo una gran victoria sobre los Seléucidas en Bet-Jorón (al noroeste de Jerusalén) en el 161 a.C., murió en una batalla posterior cerca de Elsa.

Jonatán

 Hermano y sucesor de Judas, hijo menor de Matatías. Tras la muerte de Judas, Jonatán continuó durante tres años dirigiendo una pequeña banda de insurgentes. En el 157 a.C., los sirios, preocupados por sus propias luchas internas por el poder político, firmaron la paz con él. En el 152 Jonatán se aprovechó de los problemas de Siria y se convirtió en sumo sacerdote de Jerusalén y administrador de Judea. Después, alternativamente apoyó a los reyes y pretendientes sirios, contraponiendo a unos contra otros, mientras aumentaba el territorio y el poder judíos. En el 143 a.C. Trifón, pretendiente al trono sirio, decidió aplastar el poder de Jonatán a quien temía como amenaza a su propia influencia. Jonatán fue hecho prisionero a traición cerca de Bet-Shan (actual Beit Shean) por Trifón, y asesinado.

Simón

Sucesor y hermano de Jonatán, segundo hijo de Matatías. En el 142 a.C. negoció un tratado con Siria, a través del cual Judea era reconocida políticamente independiente. Los sirios fueron expulsados de la ciudadela de Jerusalén. En el 141 a.C. una gran congregación del pueblo y sacerdotes judíos eligieron a Simón sumo sacerdote y gobernante civil, haciéndose ambos cargos hereditarios para la familia de Simón. Éste fue asesinado por su yerno y principal rival.

Juan Hircano o Hircán I

Hijo y sucesor de Simón, gobernante desde el 134 hasta el 104 a.C. Hijo menor de Simón, sucedió a su padre en sus cargos antes de que sus rivales pudieran reclamarlos eficazmente. Juan liberó Judea de la influencia siria y, en una serie de campañas militares, expandió sus dominios para incluir las provincias de Idumea y Samaria, partes de Galilea, y territorios al este del río Jordán. Colonizó estas regiones y convirtió a muchos de sus habitantes al judaísmo. Aunque Juan nunca se proclamó rey, gobernó a través de una corte, designándose sumo sacerdote y líder de la confederación judía, y acuñó monedas que llevaban su nombre. Estaba próximo a algunas ideas helénicas, incluso cambió los nombres hebreos de sus hijos por nombres griegos. Su alejamiento de los ideales de los primeros Macabeos le enfrentó a la popular facción, posteriormente conocida como de los fariseos, precipitando así la lucha religiosa entre facciones que fue dominante durante la historia del periodo judaico. Sin embargo, la confederación judía alcanzó su mayor prosperidad durante su reinado.

Aristóbulo I

(c. 140-103 a.C.), rey de Judea, (104-103 a.C.), hijo y sucesor de Juan Hircano.

Alejandro Janneo

Hermano y sucesor de Aristóbulo I, rey desde el 103 al 76 a.C. Se convirtió en rey y sumo sacerdote mediante el matrimonio con la viuda de Aristóbulo, Salomé Alejandra. Siguiendo la política de Juan Hircano, conquistó y convirtió al judaísmo los territorios vecinos, expandiendo el reino Asmoneo hasta su mayor extensión. Fue dictatorial y despiadado y su reinado estuvo marcado por intrigas y luchas internas. Murió durante el asedio a una ciudad griega.

Salomé Alejandra

Reina de Judea desde el 76 hasta el 67 a.C., esposa de Aristóbulo I y, tras su muerte, esposa de Alejandro Janneo. Salomé apoyó a los fariseos y convirtió a sus líderes en asesores principales de política interna. Su vida y reinado concluyeron justo antes del inicio de la guerra civil entre sus hijos Hircano II (que apoyaba a los fariseos) y Aristóbulo II.

Hircano II (Hircán II)

(110-30 a.C.), sumo sacerdote (76-67 a.C., 63-40 a.C.) y etnarca (gobernador) de los judíos (47-41 a.C.), hijo de Salomé Alejandra y Alejandro Janneo. En el 76 a.C. fue nombrado sumo sacerdote y gobernante de Judea por su madre. Su hermano menor, Aristóbulo II, se hizo con el gobierno y obligó a Hircano a realizar un acuerdo a través del cual Aristóbulo mantenía el poder temporal e Hircano el religioso. Por entonces, el idumeo Antípatro, ciudadano de Jerusalén influyente y ambicioso, se ofreció a ayudar a Hircano II para que recuperara el trono.

Antípatro dirigió una revuelta en apoyo de Hircano y se inició una guerra civil general (67-63 a.C.). En el 63 a.C., el general romano Pompeyo Magno entró en guerra capturando Jerusalén, exiliando a Aristóbulo II y a su familia próxima, junto con otros muchos judíos, a Roma y restableciendo a Hircano II como sumo sacerdote (aunque no como rey). Pompeyo también redujo en gran medida el territorio judío en Palestina.

Tras la muerte de Pompeyo en el 48 a.C., Hircano y Antípatro apoyaron a Cayo Julio César y a cambio, en el 47 a.C., Antípatro fue nombrado procurador (gobernador romano) de Judea, e Hircano II fue confirmado como sumo sacerdote y se le dio un poder político limitado (etnarca). Además, se devolvieron los territorios judíos tomados por Pompeyo, y se retiró a todos los soldados romanos de Judea. César fue asesinado en el 44 a.C. y Antípatro en el 43 a.C. En el 40 a.C. Antígono, hijo de Aristóbulo II y último de la línea Asmonea, capturó a Hircano con la ayuda de las tropas partas. Antígono se proclamó rey de Judea, aunque en el 39 a.C. el Senado romano declaró a Herodes, conocido como Herodes el Grande, rey de Judea. Herodes fue enviado a Judea al mando de la fuerza romana con la que consiguió capturar a Antígono en el 37 a.C. y sentenciarlo a muerte. Herodes trajo entonces a Jerusalén al anciano Hircano II. Sin embargo, Hircano se vio implicado en una conspiración contra Herodes, de la que fue encontrado culpable y ejecutado en el 30 a.C.

PROLIFERACIÓN LITERARIA DEL PERÍODO INTERTESTAMENTARIO

Existe una importancia muy grande de la literatura extrabiblica perteneciente a éste tiempo, los escritos fueron originados en Babilonia, Egipto y Palestina. Esto es a lo que llamamos literatura apócrifa, pseudoepígrafa o deuterocanónica.

Los libros apócrifos

Entre el año 400 a. C. y el inicio del Nuevo Testamento, hubo silencio en cuanto a la revelación escrita de Dios. Después de Malaquías, no hubo más profetas en Judá. En este período aparecieron una serie de libros que no fueron aceptados como inspirados ni por los judíos ni por la iglesia primitiva. Son los libros apócrifos (que en griego significa literalmente “oculto”, o “secreto”). Los judíos usaban este término para referirse a escritos dudosos, falsificados o bastardos. Al final del primer siglo de la era cristiana, los rabinos judíos aprobaron un canon del Antiguo Testamento en la ciudad de Jamnia, Palestina. Cerraron el canon con los profetas Esdras, Nehemías y Malaquías. No reconocieron los apócrifos.

Los libros apócrifos son catorce: 1 y 2 Esdras, Tobías, Judit, el suplemento de Ester, Sabiduría, Eclesiástico, 1 y 2 Macabeos, Baruc, El cántico de los tres jóvenes, La historia de Susana, Bel y el dragón, y la oración de Manasés. La iglesia católica en el concilio de Trento (1546) aceptó 11 de estos 14 libros, y los llamó “deuterocanónicos” (o del segundo canon). Los evangélicos nunca los han aceptado, excepto como material de investigación.

¿Por qué los libros apócrifos no fueron aceptados por los judíos y los cristianos?

- Sus escritores no eran reconocidos como profetas. Algunos autores de los apócrifos reconocen que escriben por su cuenta y no pretenden ser inspirados (2 Macabeos 15:38-39; Eclesiástico 33:16).

- Su contenido es dudoso y controversial: Enseñan entre otras cosas la práctica de orar por las almas de los muertos (2 Macabeos 12:39-46), apoyando la idea del purgatorio; que el perdón de los pecados se alcanza por la limosna (Tobías 12:9), el culto a los muertos (Tobías 4:17). Algunos resaltan prácticas inmorales como la mentira y la seducción.

- Ni Jesús ni los escritores del Nuevo Testamento hicieron uso de ellos, como lo hicieron de los 39 libros del Antiguo Testamento.

- Existen errores en fechas, lugares y otros datos. En algunas de sus declaraciones, los apócrifos no concuerdan con el testimonio escritural. Su carácter en cuanto a estilo literario es de un plano inferior al de los libros de la Biblia.

CONCLUSIÓN:

Durante este periodo los dos grandes imperios tanto el Griego como el Romano, fueron parte del plan de Dios y hasta nuestros días no ha habido imperio alguno que se asemeje a ambos. Los dos imperios contribuyeron de alguna manera a la propagación de la palabra de Dios, los griegos a conservar los escritos antiguos y los romanos con el modernismo de aquel entonces ayudaron a facilitar la propagación del evangelio.

Tras un largo tiempo de silencio, donde los judíos no tuvieron profeta esperaban que Dios les enviara un mensajero que les trajera buenas nuevas de libertad. Dios envío a su hijo y preparo el camino a través de Juan el Bautista Isaías 40:3  Voz que clama en el desierto luego citado en Mateo 3:2 y 3 diciendo:

 “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”,pues este es aquel de quien habló el profeta Isaías,  cuando dijo:

 “Voz del que clama en el desierto: “¡Preparad el camino del Señor,  enderezad sus sendas!

Los judíos esperaban un libertador político-religioso y no un libertador de ataduras de pecado, el pueblo escogido estaba tan sumido en el ritualismo y en sus conocimientos filosóficos, conocían la Ley y la manejaban a su conveniencia, viéndose como la nación formada por Dios que se encuentran en opresión social, política, religiosa y económica, ellos desarrollaron y centraron la esperanza en un Mesías que los liberaría de todo esto, sin embargo el plan de Dios era otro, el periodo de silencio había terminado y el rumbo de la historia y del mundo cambiaba con el nacimiento de Jesucristo. Un nuevo periodo iniciaba pero los judíos no lo vieron así.

Juan 1:1  En el principio era el Verbo,  y el Verbo era con Dios,  y el Verbo era Dios.

Juan 1:9  Aquella luz verdadera,  que alumbra a todo hombre,  venía a este mundo.

10  En el mundo estaba,  y el mundo por él fue hecho;  pero el mundo no le conoció.

11  A lo suyo vino,  y los suyos no le recibieron.

12  Mas a todos los que le recibieron,  a los que creen en su nombre,  les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Amén.

About these ads
  1. Felipe Gonzalez
    18 marzo, 2013 en 11:08 pm

    Gracias por el aporte, ¿existe alguna posibilidad de que me lo envien en PDF?, este texto tiene referencias bibliográficas? otros autores etc? Seria genial que me pudieran colaborar con esa informacion.

    Saludos

    Me gusta

  2. Marnie Garrido
    14 febrero, 2013 en 4:36 pm

    Muchas gracias por compartir este articulo, es excelente para poder ententender completamente la trayectoria y los cambios ocurridos desde un testamento hasta el otro.

    Gracias y bendiciones.

    Marnie Garrido
    Republica Dominicana

    Me gusta

  3. Angelica Torrentes
    11 febrero, 2013 en 11:55 am

    Hermano , gracias por el articulo , estoy recientemente estudiando teologia y no tenia muy claro este periodo y la razon por la que no se eligieron estos libros dentro del canon , me podria hacer usted el favor de facilitarmelo en pdf ? Gracias

    Me gusta

    • 11 febrero, 2013 en 6:31 pm

      Con gusto se lo enviaremos a la dirección de correo que usted nos dejo. Saludos y bendiciones

      Me gusta

  4. 18 julio, 2012 en 5:35 pm

    Hermano, está excelente este artículo, podría por favor compartirlo en PDF??

    Me gusta

  5. william
    27 mayo, 2012 en 11:27 am

    hermanos quiero saver como descargar este material ya que es de bendicion para my vida

    Me gusta

    • 28 mayo, 2012 en 8:36 am

      William, le enviamos esta publicación a la dirección de correo que nos proporciono en este comentario. Saludos

      Me gusta

  6. william
    27 mayo, 2012 en 11:25 am

    gracias hermanos sigan adelante asiendo esto

    Me gusta

  7. Carloz
    10 mayo, 2012 en 5:04 pm

    Gracias este material me fue de Bendición, Aprendí lo que no me quedo claro en clase, Dios les aumente sus dones !!

    Me gusta

    • 11 mayo, 2012 en 8:20 am

      Nos alegra que este material le haya sido útil. Bendiciones

      Me gusta

  8. dany
    19 abril, 2012 en 11:44 am

    este periodod llamado del silencio se dedujo de un estudio de un siglo antes del periodo interestamenario osea 100 años antes de los 4oo años del periodo y los eventos que suceden en este tiempo son de suma importancia para el entenimiento del nuevo testamento ecuador teologia I.T.S.A.E. C.A.D.E

    Me gusta

  9. alvaradoruth85@yahoo.com
    2 abril, 2012 en 7:53 am

    esto esta especial gracias aprendi mucho .

    Me gusta

Comment pages
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.347 seguidores

%d personas les gusta esto: