Inicio > Espiritu, Teología > El espíritu, el alma y el cuerpo

El espíritu, el alma y el cuerpo

Según 1 Tesalonicenses 5:23, el hombre es una tri-unidad. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Dios hizo al hombre espíritu, alma y cuerpo para que funcionara integralmente como un ser humano completo. La diferencia principal entre las bestias y el hombre es que le hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26). Por tanto, el hombre es una personalidad, es creativo, y es eterno. Cuando el hombre no funciona integralmente en las tres dimensiones ya mencionadas, no está completo. Por lo tanto, no puede funcionar adecuadamente.

El espíritu es parte del hombre que se relaciona con Dios y con los asuntos espirituales. Antes de conocer al Señor como Salvador, el ser humano está muerto espiritualmente porque el pecado nos separa de Dios, (Efesios 2:1). El hombre goza de la comunión con Dios a través del espíritu. Cuando el ser humano no está en comunión con Dios, automáticamente esta muerto espiritualmente y por ende separado de Dios.

El alma es la parte del hombre que se relaciona con otros seres humanos. El hombre es consciente de sí mismo a través del alma. El alma se compone de la mente o intelecto, emociones (sentimientos), y la voluntad. El alma es la parte o dimensión psicológica. El espíritu y el alma son eternos.

El cuerpo es la parte del hombre que se relaciona con el mundo físico a través de los cinco sentidos. Por medio del cuerpo se expresa la personalidad del hombre. El cuerpo no es eterno y además es corruptible.

Hay algunos que creen que el hombre se compone de solo dos entidades, el alma y el cuerpo. Además dicen que el alma y el espíritu son una misma cosa, sin embargo, no niegan que existe un alma y un espíritu en el hombre, nada más intercambian el uso de los vocablos alma y espíritu para referirse a la misma cosa, la parte inmaterial del hombre. En el Antiguo Testamento los vocablos espíritu y alma a veces se usan intercambiablemente. Pero para afirmar que el hombre posee un espíritu, alma y cuerpo Hebreos 4:12 dice claramente que la Palabra de Dios penetra hasta la división del alma y del espíritu. Apocalipsis 6:9 y Hebreos 12:23 distinguen las dos dimensiones del alma y espíritu, y sus funciones. En Apocalipsis 6:9 se usa el vocablo alma en relación con los que mueren sobre la tierra por la causa del evangelio ante los hombres. En Hebreos 12:23 se usa el vocablo espíritu con relación a los que están delante de Dios. Por tanto y a la luz de lo que dice Pablo en 1 Tesalonicenses 5:23 acerca del ser humano, creemos que el hombre se compone de tres partes: espíritu, alma y cuerpo.

Al momento de la muerte el espíritu y el alma del hombre no dejan de existir puesto que el alma del hombre fue creada eterna, seguirá existiendo por toda la eternidad. Jesús dijo: Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar (Mateo 10:28)

La muerte no habla de separación. La persona sin Cristo está separada de Dios, por lo tanto está muerto espiritualmente en sus pecados, aunque siga funcionando como un ser humano (Efesios 2:1). La muerte física implica la separación del alma y del espíritu del cuerpo. El cuerpo vuelve a la tierra porque de ella fue tomado. Polvo es y al polvo volverá (Génesis 3:19, Job 34:15, Salmo 104:29). El espíritu y el alma vuelven a Dios que los dio, para determinar su destino (Eclesiastés 3:21, 12:7). Las almas de las persona que mueren sin Cristo seguirán separadas de Dios en el Hades, reservadas hasta el juicio final, y sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder 2 Tesalonicenses 1:9. Los que mueren en Cristo estarán ausentes del cuerpo, y presentes ante el Señor, esperando la resurrección 2 Corintios 5:8. Las almas y los cuerpos de todos los seres humanos se unirán en la resurrección. Todos los que han muerto resucitarán, uno para vida eterna y otros para condenación eterna (Daniel 12:2, Juan 5:28-29, Hechos 24:15). Los que mueren en Cristo, es decir lo que lo han recibido en su corazón como Salvador y Señor, tiene la esperanza y la confianza de resucitar con un cuerpo nuevo, transformado, incorruptible y glorificado como el del Señor (Romanos 15:51-52, 1 Juan 3:2) Así vivirán los creyentes con el Señor para siempre 1 Tesalonicenses 4:17.

About these ads
  1. 18 agosto, 2014 en 7:57 pm

    mmm veo que les falta algo de conocimiento y revelacion sobre este tema….les invito a leer mi blogger, en el cual toco temas controversiales de la escritura….temas que pocos tienen este conocimiento…..me podran encontrar EN GOOGLE: LOS SECRETOS DE LA PALABRA DE DIOS, blogspot, Victor Muñoz. el tema se llama el hombre…..se que les impactara esta revelacion….BENDICIONES….EL LINK ES: nova1.cosmos.blogspot.com

    Me gusta

    • 19 agosto, 2014 en 3:57 pm

      Gracias por el conocimiento. A quienes han tratado de visitar el sitio les informamos que el mismo no esta en blogger y no encontraran la información que aquí indican. Saludos…

      Me gusta

  2. Cruz fonseca gomez
    16 mayo, 2014 en 10:42 am

    La palabra de DIOS es algo increible no tengo palabras para explicar esto. Quisiera que ustedes me enseñaran mas de el.

    Me gusta

    • 16 mayo, 2014 en 12:20 pm

      Erick Cruz..Con gusto compartiremos con usted lo poco que tenemos….usted puede navegar por este espacio y sobre sus dudas le podremos ir respondiendo por correo electrónico…bendiciones y gracias por visitar este espacio…

      Me gusta

  3. Arturo
    22 febrero, 2014 en 7:56 pm

    Si el alma esta separada de Dios al momento de morir el cuerpo a donde va? y si el alma esta con Dios al tiempo de morir el cuerpo a donde va según la biblia?
    muy buen tema nadamas esto no me quedo muy claro no se si me puedan contestar estas preguntas

    Me gusta

    • Cándido
      23 febrero, 2014 en 4:08 pm

      Algunas veces se dice “alma” en las Escrituras para referirse el conjunto de “espíritu y alma”, que siempre están juntos. Otras veces se dice “espíritu”. Siempre se refieren a la parte inmaterial del ser humano. Su parte material es el cuerpo.
      Cuando un creyente muere, su cuerpo va a la tumba, y su espíritu (o espíritu unido al alma, que a veces también es llamado solamente “alma”), va a la presencia del Señor: Fil.1:23. Este lugar también es llamado en las Escrituras “seno de Abraham” (Lc.16:22), o “paraiso” (Lc.23:43; 2 Co.12:4).
      Cuando fallece el incréculo, su cuerpo también va a la tumba (o lo incineran, le echan a un río, etc.), pero su espíritu (o alma) va “al Hades”, (Lc.16:23), un lugar de tormentos, a esperar el Juicio Final, en que saldrá de ese lugar, para ser arrojado al lago que arde con fuego y azufre (Ap.19:20; 20:10, 14, 15).
      Hay más consideraciones al respecto, pero creo queéstas responden cumplidamente tu duda.

      Me gusta

  4. César Villamizar
    29 enero, 2014 en 7:27 am

    Saludos… El cuerpo muere y el alma también una evz que dejemos este mundo. El cuerpo vuelve a su origen: el polvo terrenal, de donde Dios tomó para crearnos.. “polvo eres y en polvo te concertirás… El alma es la que siente, llo5a, rie, es nuetsro intelecto; es todo lo que es sentimiento y capacidad mental., etc, de manera que COMO ES QUE EL ALMA SIGA VIVA UNA VEZ QUE MORIMOS.. ESO SERÍA SEGUIR VIVO O NO?… lO ÚNICO QUe queda es el ESPÍRITU, que es el ünico canal que mantiene relaciòn con Dios… “Cuando nos unimos a Dios somos un sólo espíritu”, dice la palabra….Para eso vino Jesús al mundo.. Jesús no sólo murió físicamente, sino lo que le interesaba como SALVADOR NUESTRO era morir espiritualmente para luego resucitar espiritualmente.. La palabra dice que Jesús fue el primero en RESUCITAR.. Y hay quienes se preguntan si ya Lázaro y la hija de Jairo lo hicieron, pero la palabra se refiere es LA RESURECCIÒN ESPIRITUAL, YA QUE POR CULPA DE ADÁN ESTÁBAMOS SEPARADOS DE DIOS , ES DECIR, ESTÁBAMOS MUERTOS ESPIRITUALMENTE y Jesús vino fue a eso a “ACABAR” con la muerte espiritual en que estábamos.. A Dios no le interesa el cuerpo ni el alma…Es el Espíritu….

    Me gusta

  5. Cándido García
    9 noviembre, 2013 en 11:05 am

    Hola a todos: Quisiera plantearos una duda que tengo. Cuando nacemos, ¿de dónde proviene nuestro espíritu (y nuestra alma, caso de que ésta sea una entidad diferente al espíritu), de nuestros padres, o de Dios?
    La Palabra de Dios dice que “en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal.51:5). También, dice a los creyentes que, antes de convertirse, “estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Ef.2:1). En Jn.8:44, el Señor dijo a los judíos incréculos, “vosotros sois de vuestro padre el diablo”.
    Luego, Ec.12:7 dice, que al morir, “el polvo vuelva a la tierra…y el espíritu vuelva a Dios que lo dio”.
    Está claro que nuestro cuerpo proviene de nuestros padres. Por procreación. Pero, ¿puede darnos Dios un espíritu, al momento de ser engendrados, que esté “muerto” (funcione mal, sea pecador, etc.)? ¿Puede Dios dar la vida (alma) a un niño, y decir luego que es “hijo del diablo”? ¿Puede Dios haber creado un espíritu, para cada descendiente de Adán, que “esté muerto”, no funcione, sea pecador, etc.?
    Agradeceré la sabia repuesta (bíblica) de cualquiera que la sepa.
    Cordialmente.

    Me gusta

    • Carlos Osco
      11 noviembre, 2013 en 10:35 am

      Buenas Candido, hay que tener presente que cuando citamos el antiguo testamento (y dependiendo de que libro sea) estamos hablando de un tiempo en que no se tenia aun la Revelacion de la Resurrección de los Muertos ni de la venida de un Salvador, en aquellos dias solo quedaba cumplir la Ley para ser considerado justo para con ello poder entrar al seno de Abraham. Verdaderamente Dios nos da su aliento de Vida en cada uno de nosotros. Respecto a asi estabamos muertos hay que ver que se dice “en vuestros delitos y pecados” es decir estabamos muertos no de manera gratuita, era porque estabamos en delito y pecado”, respecto a lo que Jesus señala, si bien es cierto que tales eran Judios incredulos lo que indica Jesus es que por su falta de FE son hijos del pecado y por ende del Diablo (ya que luego los apostoles por sus epistolas nos queda claro que la venida de Jesus estaba anunciada y profetizada) por ello Jesus les recrimina y les dice algo que para un Judio (aun hoy en nuestros tiempos) es una tremenda ofensa: que alguien les diga que son hijos del diablo; eso para un Judio es peor que una mentada de Madre (disculpen pero queria materializar con un ejemplo). Bendiciones

      Me gusta

    • Cándido García
      11 noviembre, 2013 en 12:18 pm

      Gracias, Carlos.
      Aunque es cierto que la doctrina de la resurrección “de entre” los muertos no estaba enseñada en el Antiguo Testamento (Mr.9:10), la resurrección sí era conocida y creída (Job 19:26; Lc. 20:37,38; Jn.11:24; Hch. 23:6).

      Verdad es que Dios les mandó a los israelitas que obedeciesen Sus mandamientos, si querían obtener su bendición. Pero ésta se refería más bien a cosas terrenales (Dt.28). En lo tocante a la salvación, en el Antiguo Testamento el salmista sabía que nadie se podía salvar por cumplir la ley, porque él dijo: ” Jah, si mirares a los pecados [el quebrantamiento de la ley], ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en tí hay perdón, para que seas reverenciado” (Sal.130:3-4).

      Claro que en el A. T. se tenía clara conciencia de que vendría un Salvador. Así lo enseña Isaías 53, por ejemplo.También, de forma intuitiva (el espíritu humano podía captarlo o aprehenderlo), lo prefiguraban los sacrificios de sangre que en la economía de la ley se hacían.

      En la Palabra de Dios está claro que todo hombre es (nace) pecador (Ro.5:12; 1 Co.15:21). No porque cometa “después de nacer” pecados, sino porque nuestra naturaleza está infectada con el pecado, desde que Adán pecó. Los pecados que cometemos son la evidencia de lo anterior. De que “somos” pecadores; no de que “nos hacemos” pecadores. Así que el hombre nace “muerto” en cuanto a la vida Divina y las cosas de Dios. “La paga del pecado es muerte” (Ro.6:23). En Adán -nuestro representante y cabeza natural- todos pecamos, y, en consecuencia, todos morimos.

      En cuanto a que los judíos incrédulos (así como todos los incrédulos) están bajo pecado, y bajo Satanás, las Escrituras también son claras: Ro.3:9-20. 1 Jn. 5:19. Estar bajo el dominio de Satanás es lo que quiere decir la expresión “ser hijos del diablo” de Jn.8:44.

      Pero mi pregunta sigue en pie: ¿quién nos da el espíritu, al momento del engendramiento? Dios, o nuestros padres.

      De nuevo, muchas gracias.
      Cándido.

      Me gusta

  6. Mario
    4 julio, 2013 en 8:44 am

    Rodman :
    Hola a todos! mi pregunta es: nacemos solo con alma y cuerpo y adquirimos el “espiritu” cuando somos bautizados en el Espiritu Santo? porque segun la palabra de Dios son espiritualmente muertos los inconversos o no creyentes……

    Mi comentario es que somos espíritu, alma y cuerpo, porque cuando Dios formó al primer hombre la bíblia nos dice que lo hizo conforme a su semejanza, por esa razón el hombre tiene espíritu. Lo que vemos más adelante que el hombre por la desobediencia, oscurece ese espíritu que en un principio tenía comunión con Dios. Y después que peca el espíritu
    queda adormecido o muerto, hasta que viene la Palabra de Dios, que es viva y eficaz, y revive el espíritu del hombre en él, y después de eso, el hombre vuelve a tener otra vez comunicación con Dios a través de su espíritu.

    Me gusta

Comment pages
  1. 10 septiembre, 2014 en 12:31 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.594 seguidores

%d personas les gusta esto: