Skip to content

¿Que es el Indio? Primera parte

13 septiembre, 2007
El editorial de Prensa Libre de fecha 14 de septiembre hace referencia a la aprobación de la ONU sobre La declaración de los derechos de los pueblos indígenas. Esto trajo a mi mente una investigación realizada al respecto, les presento el editorial de Prensa Libre y seguidamente la investigación.
EDITORIAL
Tras 20 años de negociaciones, la ONU aprobó la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas, cuyo fin es proteger los derechos humanos, tierra y recursos de 370 millones de seres humanos que, según esa entidad mundial, encajan en esta palabra, cuyo significado es “originario del país del que se trata, especialmente si se refiere a una civilización poco desarrollada”.
Es un documento que constituye un avance en muchos casos, pero que, al no ser vinculante -es decir, de cumplimiento obligatorio-, en la práctica poco podrá hacer por esos pueblos. Primero, por el voto negativo de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, donde hay numerosos grupos raciales propios de esos países que han estado históricamente más aislados, como ocurre también en casos como los que comparten la jungla amazónica, donde sobreviven etnias que en realidad no tienen relación directa con el resto de países que integran esa selva.
Pero es distinto el caso de los grupos indígenas asentados en países latinoamericanos. Hay que comenzar porque las culturas aborígenes de Guatemala, México, Perú, Ecuador o Paraguay, de alguna manera se han integrado a los países.
Son parte de su vida cotidiana. Sus antepasados sufrieron hace medio milenio la conquista española, que originó el nacimiento de la raza mestiza que prevalece y es mayoritaria. Es una nueva cultura, y resulta muy difícil hablar de grupos indígenas raciales puros, concepto que, por obvias razones, ya ha sido más que superado.
En la América Latina, será prácticamente imposible aplicar lo expresado por la declaración, en cuando a que los pueblos indígenas tienen derecho “al resarcimiento, restitución o compensación justa y equitativa por sus tierras y recursos conquistados, tomados, ocupados, usados o dañados sin su libre, previo e informado conocimiento”, porque en la actualidad tienen derechos de propiedad como los mestizos y quienes nacieron en otras latitudes.
Por aparte, al no especificar desde cuándo empieza a contar el tiempo para que haya derecho de esos resarcimientos, en una interpretación exagerada quedaría abierta la puerta, por ejemplo, a que se les debería pagar a los indígenas por la ocupación de la isla de Manhattan, de la capital de México, de Chichicastenango, de Cuzco y demás ciudades actuales que ya existían antes de la llegada de los conquistadores. Y el segundo problema es cómo hacer para decidir quiénes serían las personas que recibirían el dinero, cómo se repartiría, cómo se calcularía la suma, y así un sumamente largo etcétera.
Hasta el análisis más superficial demuestra que lo aprobado ayer en la sede de la ONU no es más que una declaración de buenas intenciones, y por eso lo deja a la voluntad de los Estados, porque en cada uno de los que tienen indígenas dentro de su conglomerado poblacional, el significado es distinto. El mayor beneficio para estos grupos es que sus integrantes tengan igualdad de oportunidades en cuanto a educación, a posibilidades de trabajo. Lo demás es, en realidad, una retórica bella, pero inútil. (fin del editorial).
¿QUE ES EL INDIO? Su historia en Guatemala. Primera parte

No es fácil contestar este cuestionamiento pero vale la pena intentarlo, porque se trata de un asunto sobre el que se han divulgado graves errores históricos recientemente en Guatemala. Solo la historia puede responder a la pregunta planteada. Mejor dicho: la respuesta tiene que ser histórica si ha de ser explicativa y no meramente descriptiva. Hay una gran diferencia entre decir quién es el indio (mostrarlo), o cómo es el indio (describirlo), y decir por qué es indio (explicarlo). Para la ciencia, explicar un fenómeno es señalar sus causas, y las causas que generaron al indio guatemalteco sólo pueden encontrarse en el proceso histórico de la sociedad guatemalteca. La oscuridad que envuelve al concepto de indio es consecuencia del escaso desarrollo de la ciencia histórica en nuestro medio.
Primero debemos estar de acuerdo en que no ha habido indios desde la eternidad, que esa realidad humana que llamamos al indio tuvo un comienzo. Parecerá una cruda simpleza, pero hay buenos motivos para comenzar desde allí. Del indio se suele hablar como si hubiera existido y hubiera de seguir existiendo siempre. Tal deformación del juicio proviene de la deshistorización del indio operada en la mentalidad de los terratenientes coloniales, y convertida en supuesto pedagógico cuanto tomaron el poder después de la Independencia: “El indio siempre ha sido indio”, así reza el principio criollista.
Desde el punto de vista puramente ideológico, de luchas de clases, hay que reconocer que los criollos procedieron con acierto; porque presentar al indio como un ente sin historia era una sutil manera de negar sus posibilidades de desarrollo y superación, un modo de ocultar las potencialidades humanas que yacían en él frustradas por la opresión. Todo lo cual favorecía la perpetuación de la propia clase criolla, explotadora de indios por definición.
El truco es perfecto, se presenta al indio como una realidad definitiva, y no como una condición históricamente determinada a la que ingresó un conglomerado humano en un momento dado. Se escamotea así el hecho fundamental de que los indios son seres humanos a quienes la dominación colonial les imprimió ciertas características, y que, incorporados a situaciones distintas, necesariamente tomarán otras características y dejarán de ser indios. La concepción del indio como un ente invariable implica que se le concibe como un ser distinto del resto de los humanos, pues a éstos se les reconoce como esencial su capacidad de cambio progresivo. La ideología criolla deshistorizo al indio en el afán general de deshumanizarlo.
Es asombroso comprobar cómo el truco sigue dominando en nuestros días incluso muchas mentalidades que quieren adoptar posiciones revolucionarias respecto del indio, pero que, cogidas en la vieja falacia (por falta de sentido histórico), hacen la más ingeniosas predicciones acerca del futuro del indio en el sentido de que tiene que seguir siendo indio. Así, por ejemplo, se dice que “el indio es el colonizado”, pero luego se pasa a afirmar que el colonizado va a liberarse, a descolonizarse, a desalinearse. Sin dejar de ser indio. Conviene hacer un esfuerzo para entender que los conquistadores no se encontraron con indios, aunque hayan usado esa palabra para designarlos. Pedro de Alvarado no vio jamás a un indio: murió cuando todavía no había indios; el conquistador hallo la muerte cuando el régimen colonial no estaba todavía estructurado ni había comenzado a transformar a los nativos en indios. Alvarado no vio ni pudo imaginar un indio en pueblo de indios, con Ayuntamiento y cofradías, con tierras comunales administradas por Alcaldes; un indio con sombrero y chaqueta y pantalón, que usa cordonaturas, botones y hebillas, que en telas de lana borda caballos, leones, castillos y águilas con sedas de colores; un indio que le reza a los Santos de la Iglesia Católica, por la prosperidad de su maíz cultivado con azadones y machetes, que vuelca sus magros ahorros en Semana Santa, y que tañe sones en marimbas de procedencia africana y chirimías de origen arábigo. Los nativos a quienes Alvarado y sus compañeros comenzaron a conquistar; llamados por el conquistador “Los Naturales” en sus cartas, eran por completo otra realidad humana.
Los nativos vivían en poblados muy extensos grandes territorios cultivados y habitados en forma muy dispersa, en que las chozas se hallaban junto a los sembrados, distantes una de las otras y comunicadas por una red de senderos. En un lugar principal, generalmente una ciudadela rodeada de barrancos, vivían los señores. Las casas grandes que habla el Popol Vuh, era una aristocracia muy restringida, con autoridad civil, religiosa y militar.
El esquema que se construye con la información histórica disponible, pone ante los ojos una sociedad que se hallaba a un paso de esclavitud. Esto último es particularmente evidente cuando se comprueba que las sociedades más desarrolladas y populosas, así por lo menos la de los quiches y la de los cakchiqueles, comenzaban a formar pequeños imperios a base de aterrorizar con la guerra a otros pueblos y exigirles tributos. Dichas guerras, unas de sometimiento y otras de represalia por intentos de rebelión, conllevaban siempre a la captura de considerables cantidades de prisioneros que eran sometidos a esclavitud.
El atuendo de los nativos estaba constituida por bastos tejidos de agave. El atuendo de la mujer estaba constituido básicamente por una falda enrollada que llegaba a la orilla y el huipil, piezas que sen conservan en lo fundamental en muchos lugares y que desde luego hay que representarse desprovisto de ciertos motivos decorativos y materiales de colores que fueron introducidos por la colonización (lana, castillos, leones, etc.). Después de un corto período en que los conquistadores ejercieron su tiranía directa sobre las sociedades indígenas casi intactas-período que no duró más de treinta años-sobrevino la gran reorganización de las colonias encaminada a ponerlas bajo el dominio efectivo de la corona española. Nos interesan ciertos rasgos de la reorganización material, económica y social de esa nueva unidad básica dentro de la cual habría que transformarse el nativo en el indio, el pueblo de indios. Hubo setecientos setenta pueblos a lo largo de todo el Reino de Guatemala (Centroamérica y Chiapas), de los cuales aproximadamente trescientos se ubicaban en el territorio de Guatemala. Un régimen de explotación y una serie de mecanismos político administrativos desarrollados al servicio de la misma, modelaron un nuevo tipo de trabajador y una nueva clase social con el elemento humano conquistado y reducido el resultado histórico fue el indio. Dentro de este proceso de colonización y sometimiento del nativo, la iglesia católica jugo un papel importante ya que la iglesia colonial era abiertamente estatal, monárquica, administrada por el rey. El cura doctrinero cumplía órdenes y funciones de gobierno, esto consistía en la vigilancia absoluta y fundamental en el seno de aquellas concentraciones del conquistado. Pronto el nativo tuvo que cambiar de creencias, se le enseñaron a bordar nuevos tejidos cantos a la virgen María, se le enseño a cultivar nuevas plantas y domesticar animales que no eran comunes en esta tierra, todo lo anterior tiene que ver mucho con el proceso colonizador, pronto el nativo se le convirtió en un trabajador con creencias y costumbres adecuadas para controlarlo sistemáticamente y en forma segura.
Así por ejemplo se le enseño el uso del machete y se tolero que criara algunos caballos (nunca hubo muchos caballos, porque la situación económica del nativo no se prestaba para el mantenimiento a este útil animal). Para montar a caballo, un indio tenia que solicitar y obtener el permiso de un alto funcionario, del gobierno colonial, y los permisos se concedieron a los indios nobles que estaban decididamente al servicio del régimen. El régimen colonial convirtió a los nativos en una clase fundamental de siervos.
La independencia no cambió en nada la situación, el régimen de pueblos fue mantenido celosamente por la oligarquía criolla en el poder. El tributo fue sustituido por otros impuestos. La reforma liberal introdujo importantes cambios en la vida de los pueblos, más no en beneficio de los indios sino para empeorar su situación. La reforma vino a recrudecer su situación se servicio, legislo poniéndolo completamente a merecer de los nuevos terratenientes que habían tomado el poder, los cafetaleros. Solo leyendo los textos de estas leyes monstruosas, las descripciones de observadores extranjeros que vieron su aplicación aún mas monstruosa, se llega a entender en qué grado quedaron los indios durante este tiempo, a merced de las necesidades de la clase dominante.
No se veían posibilidades de desarrollo progresivo, de mejoramiento económico ni cultural, sino fundamentalmente lo que venia habiendo desde la colonia: trabajo forzado, azotes y calabozo, pagas miserables al capricho de los terratenientes, aparatos de represión y de terror cada vez más eficaces para reprimir todo intento de protesta o rebelión y mantener el orden. El indio es por consiguiente, un fenómeno colonial prolongado mucho más allá de la independencia por la perduración de las condiciones economicas y las presiones de todo tipo que lo habían modelado originalmente.
En el segundo año de la Revolución Guatemalteca, en 1944 el Congreso de la República suprimió por decreto toda forma de trabajo forzado en Guatemala. La contrarrevolución de 1954 no lo implanto de nuevo. Desde entonces el indio no sostiene relaciones serviles de trabajo con los patronos, sino relaciones salariales. Claro que los efectos formativos de cuatrocientos años de servidumbre no pueden ser borrados por 62 años de salario que van desde 1945.

Los comentarios están cerrados.