Skip to content

Niños de la calle (2 de 4)

13 septiembre, 2007
¿POR QUÉ EXISTEN NIÑOS SIN SOPORTE FAMILIAR?

Niños de la calle es una forma de denominar a los menores de edad que carecen de residencia estable y en la mayoría de los casos de un núcleo familiar y hace de la calle su hogar convirtiéndose en marginados sociales. Este fenómeno es exclusivamente urbano, es decir, se presenta principalmente en las grandes ciudades, dado que las áreas rurales tienden a tener familias más conservadoras.

¿Por que existen los niños de la calle?
Algunos porque son hijos de madres prostitutas, padres drogadictos, hijos de mendigos, padres delincuentes, niños con retrazo mental o enfermos que son usados para explotarlos como mendigos. Las guerras y la delincuencia también influyen. Las familias desintegradas, los niños abandonados, huérfanos, maltrato familiar y violaciones. Debido a estos factores muchos niños a su corta edad toman la decisión de huir de su casa y prefieren vivir en la calle que seguir sufriendo en sus hogares. Muchos de estos niños son asesinados o torturados a diario. Oficiales corruptos, respaldados por la policía, los militares o servicios de seguridad tienen vía libre para hacer la llamada limpieza social. Pero la asesina mas eficaz de estos niños es la indiferencia de todos los que conocemos de ellos y no hacemos nada para dar soluciones. A los niños de la calle todos los conocemos un poco de vista, están en los semáforos, afuera del cine, en los basureros. Casi nunca van a estudiar, pasan más tiempo en la policía que en la escuela, y en la mayoría de los casos no estudian ni van a la escuela. Los niños de la calle pertenecen al estrato inferior de nuestra sociedad, viven en extrema pobreza. En la capital de Guatemala cada mes se integran 50 nuevos niños de la calle. Las edades oscilan entre 8 y 17 años. La mayoría son varones. Son un síntoma social principalmente de la falta de trabajo en el país. Estos niños tienen una actividad sexual precoz, los embarazos en adolescentes son muy frecuentes.
¿EN QUE FORMA SON AFECTADOS LOS NIÑOS AL NO TENER SOPORTE FAMILIAR?
¿Qué pasa con la identidad del niño? Nuestra identidad se funda y se desarrolla dentro de una familia. Esta a su vez pertenece a una cultura, a una lengua, a una historia, una geografía particular y, fundamentalmente a una comunidad con sus hábitos y valores. Un padre, para cumplir la función esencial de la paternidad debe cumplir el lugar de transmisión de la Ley, de un orden no arbitrario ni creado por él, sino que lo trasciende y que, a su vez legará al hijo con la posibilidad de transmitirlo. El niño es en relación a ese lugar, donde se formula la pregunta de la identidad: ¿quien soy? La crianza del niño en el ámbito familiar constituye un vínculo proveedor de identidad, complementado por quienes representan una continuidad afectiva, cultural o social
(Ej.: la comunidad). El soporte material es esencial para el contexto actual de la infancia pobre.
Es sabido que la pobreza y el desempleo de los adultos es fuente de desesperanza, complicando las relaciones entre padres e hijos y creando situaciones límite en la configuración familiar. Se intenta responsabilizar a los padres sin conciencia, pero si existe esa calidad de padres, por lo general soportan la misma marginación que sus hijos. Aún cuando la problemática de los niños de la calle aparece ante la sociedad como un hecho crítico en aumento, su cuantificación resulta dificultosa. Ello se debe a que los mismos niños en general deambulan de un lado al otro de la ciudad y al hecho de que gran cantidad de niños van al centro de las ciudades en calidad de trabajadores, solos o con sus progenitores, distorsionando la evaluación de su situación. Los chicos en y de la calle son un síntoma social principalmente por la falta de trabajo que ha pasado a ser en la sociedad actual un bien escaso y precario.
Funcionamiento de la trama familiar.
Las condiciones socio-económicas se articulan directamente con la posibilidad efectiva de alcanzar el pleno derecho a la identidad. En el contexto de la pobreza, el fenómeno de abandono aparece como un componente de la geografía social, desde el cual no es posible atribuir responsabilidad primaria a los padres abandonantes del hijo gestado. Por lo antedicho, vemos que necesitamos la palabra del otro, para ser historizados como sujetos. Es decir debe haber alguien que nos vaya contando nuestra vida ¿de donde vengo? (una creencia), la función de la historización del otro adulto requieren de la creencia, este otro así abre la posibilidad de construcción de proyectos de pensar el futuro. ¿Qué pasa cuando esto no se da? Estos niños pierden la posibilidad de saber su propia historia (no conocen a su madre, padre ni tienen registro de que el existió en el pasado) No tienen a nadie que les cuente su historia (a lo sumo su paso por la calle, o institutos) Existe la ausencia de ese adulto que “los expulso” a la calle, impidiéndoles pensar en proyectar en un futuro. El hacer una inscripción simbólica de la vida les queda cercenado, por lo cual su vida se limita al hacer, la inmediatez, y en muchos casos a la desesperanza y descreimiento. Niños adoptados: factores de riesgo y problemática neuropsicología. En otras épocas, la elevada natalidad, junto con el menor desarrollo socioeconómico, determinaba que tras el nacimiento, ante la imposibilidad de sustentar a parte de la descendencia, se abandonarán niños en instituciones u orfanatos, con lo que existía una gran oferta de niños para su adopción.
Ante este hecho, los profesionales implicados en la atención de estos niños (pediatras, neuropediatras, psicólogos, pedagogos, logopedas, etc.) debemos prepararnos para esperar, detectar precozmente y atender de forma intensiva la patología que van a presentar estos niños, en el contexto tan singular que supone un cruce cultural. Los niños adoptados son un grupo de alto riesgo de presentar patología, lo que exige protocolizar su asistencia y realizar una valoración médica sistematizada.
La delincuencia común y la violencia no política se incrementaron desde la firma de los Acuerdos de Paz, lo que hace que muchos de los logros correspondientes a los procesos de la democratización y la paz se perciban desmerecidos.
¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS EN LOS NIÑOS AL NO TENER SOPORTE FAMILIAR?
Abuso infantil:
Sospechan de abuso infantil. La definición legal del abuso se ha ampliado e incluye el descuido y la negligencia al proporcionar cuidado y supervisión apropiada. Las leyes también protegen a los maestros que de buena fe informan de sus sospechas de negligencia. Asegúrese de que entiende las leyes de su localidad sobre este importante tema, así como de su propia responsabilidad moral.
Siempre ha sido difícil navegar por las aguas de la adolescencia, pero en la actualidad parecen más peligrosas que nunca. Los jovenes de hoy enfrentan demasiados desafíos, de los cuales veremos sólo algunos.
Indicadores de abuso infantil
Es difícil encontrar información exacta sobre el número de niños que ha sufrido abuso sexual. Con ayuda, casi la mitad de los padres abusadores podría cambiar su conducta destructiva, pero si no se cuenta con apoyo es probable que solo mejore alrededor del 5%. Por supuesto, los padres nos son las únicas personas que maltratan a los niños; también se ha responsabilizado a hermanos, otros parientes e incluso maestros por el abuso físico y sexual de los menores.
Los siguientes son algunos signos de abuso. No todos los niños que los presentan han sufrido abuso, pero los indicadores deben investigarse.
Indicadores físicos
Abuso Físico
• Contusiones inexplicables (en varias etapas de cicatrización), golpes, marcas de mordidas hechas por humanos, marcas de mechón arrancado.
• Quemaduras inexplicables especialmente de cigarrillo o por inmersión (tipo guante).
• Fracturas inexplicables, laceraciones o abrasiones.
Descuido físico
• Abandono.
• No se atienden sus necesidades médicas.
• Falta constante de supervisión.
• Siempre tiene hambre, sus vestimentas son inapropiadas, la higiene es mala.
Abuso sexual
• Ropa interior rota, sucia o con manchas de sangre.
• Dolor o comezón en el área genital.
• Dificultad para caminar o sentarse.
• Confusiones o sangrado de los genitales externos.
• Enfermedades venéreas.
• Infecciones urinarias frecuentes o por hongos.
Indicadores conductuales
Abuso físico
• Autodestructivo.
• Incomodidad ante el contacto físico.
• Se queja de dolores y se mueve con incomodidad.
• Ropa inadecuada para el clima para cubrir el cuerpo.
• Suele verse fatigado o indiferente, se queda dormido en clase.
• Escapadas crónicas.
• Llega a la escuela demasiado temprano o se queda demasiado tarde, como si tuviera miedo.
• Aislamiento y agresión, extremos conductuales.
Descuido físico
• Roba comida o la pide a los compañeros.
• Dice que no hay quien lo cuide en casa.
• Tiene piojos, estómago distendido, enflaquecimiento.
• Ausencias o retardos frecuentes.
• Autodestructivo.
• Escapa de la escuela.
Abuso Sexual
• Aislamiento, depresión crónica.
• Seducción excesiva.
• Inversión de roles, preocupación abierta por los hermanos.
• Baja autoestima, auto devaluación, pérdida de confianza.
• Problemas con los compañeros, falta de compromiso.
• Cambios considerables de peso.
• Intentos de suicidio.
• Histeria, falta de control emocional.
• Dificultades académicas repentinas.
• Juego sexual inapropiado o comprensión prematura del sexo.
• Se siente amenazado por el contacto físico y la cercanía.
• Promiscuidad.
Sexualidad y embarazo en la adolescencia
En la actualidad, alrededor del 80% de los hombres y el 75% de las mujeres han tenido relaciones sexuales para la edad de 19 años. El impacto emocional de estas experiencias tempranas puede tener repercusiones en la escuela, lo mismo para los estudiantes implicados como para los compañeros que escuchan hablar de ellas.
Un número considerable de adolescentes dispone de poca información, o la que tiene es errónea, acerca del control natal. Por ejemplo, cerca de la mitad de las adolescentes quedaron encinta en los primeros seis meses de actividad sexual. A menudo no habrían decidido realizar un control natal, en parte porque no esperaban que sucediera algo tan pronto. ¡No podía ser! De hecho, muchas de ellas no sabían en qué momento de su ciclo menstrual podían quedar embarazadas. Temían perder al novio si no aceptaban tener relaciones sexuales, pero no se preparaban para ello porque no querían parecer “locas por el sexo”. Algunos adultos temen dar a los adolescentes información precisa sobre el sexo, porque los alentará a experimentar, pero las investigaciones indican que no es un peligro: el efecto principal de proporcionar información parece ser una disminución de los embarazos no deseados.
Abuso de drogas
La sociedad moderna hace del crecimiento un proceso muy confuso. Si presta atención a los mensajes de películas y anuncios encontrará que, según ellos, la gente “bonita” y popular consume alcohol y fuma cigarrillos sin ninguna preocupación por su salud. Disponemos de fármacos comerciales para casi todas las dolencias comunes, bebemos café para despertar y tomamos píldoras para dormir y luego le pedimos a los estudiantes que digan no a las drogas. Además entre mayor sea el estudiante cuando experimente con drogas, más probable que haga elecciones responsables, lo que hace evidente la conveniencia a ayudar a los demás jóvenes a que digan que no.
Suicidio
En los últimos 30 años se triplicó el índice de suicidios entre jóvenes de 15 a 24 años. A menudo, el suicidio sobrevive como respuesta a los problemas de la vida, dificultades que muchas veces ignoran los padres y maestros. Hay una serie de señales de alerta que indican que un problema se está gestando. Observe los cambios en los hábitos de alimentación o de sueño, en el peso, calificaciones, el estado de ánimo, el nivel de actividad o el interés en los amigos. Los estudiantes en riesgos empiezan a obsequiar de repente sus posesiones valiosas como los equipos de música, sus discos compactos, ropas o mascotas. Parecen deprimidos o excesivamente activos y pueden decir cosas como “ya nada me importa”, “no tendrás que volver a preocuparte por mí” o “me pregunto como será morir”.
Seccion 3

Como afecta a la autoestima de un niño la falta de un hogar

4 comentarios
  1. lili permalink
    28 marzo, 2011 1:09 am

    ola… bueno es un buen tema: mi pregunta es… lo que escribieron tiene un soporte.. bibliografico… hoooo solo es una opinion…… por que el lo personal me gustoo para mi ivestigacion… por esa razon.. preguntoo si tiene algun.. respaldo.. bibliografico.. bueno adios.. y graxias de antemano por esta informacion

  2. JORGE permalink
    28 agosto, 2009 11:13 am

    buenos dias
    en mi punto de vista guatemala, o el gobierno tendria que porner mucha atencion de los niños de la calle, porque por medio de estos viene la delincuencia , porque necesitan tambien comer, en primer lugar, el gobierno, buscaria la forma como eliminar la delincuencia por medio, de trabajos, o oportunidades e instituciones para los niños, y no de la forma, como los tratan, o como se mueren. No es porque me estoy en contra ni a favor, pero guatemala tendria que cambiar si buscaremos la forma de poner mas atencion para los niños de la calle………

Trackbacks

  1. Los niños de la calle ( 3 de 4) « Teologia e Historia
  2. Niños sin soporte Familiar (1 de 4) « Teologia e Historia

Los comentarios están cerrados.