Skip to content

Porque otros prosperan

9 octubre, 2008

Se ha preguntado alguna vez ¿Por qué otros prosperan y yo no? Creo que esta pregunta, nos la hemos hecho más de alguna vez.

Sakis González; escribió un artículo bajo esta interrogante en: Una hoja de Papel. Llamo mi atención la reflexión que hace Sakis al respecto, por lo que decidí publicarlo en este espacio bajo la autorización de su autor. Dejo con ustedes este artículo escrito por: S. González, a quien agradezco de antemano el darme su autorización para la publicación de su escrito.

“En esta semana conversaba con un compañero sobre el tema, y me decía: “muchas veces me he preguntado por que no prospero, trabajo con ánimo y entusiasmo, busco la excelencia y la mejora continua pero no pasa nada. Mientras que otras personas acomodadas sin ni siquiera hacer mucho logran tener mucho dinero en poco tiempo”.

¿Dios tiene preferidos?
Para Dios todos somos iguales, no existen ricos ni pobres, formamos parte de una misma creación suya. Una de las características de Dios es que él es justo, si tuviera “hijos preferidos” dejaría de serlo. Proverbios 22:2 El rico y el pobre se encuentran; A ambos los hizo Jehová.

¡Que suerte tiene!
En ocasiones no es fácil entender como obra Dios, notamos que él hace cosas que a nuestro criterio deberían ser diferentes pero Dios conoce el futuro y él nunca hará algo que no sea de beneficio para nosotros, aunque así no lo pareciera a simple vista.

Dios tiene oportunidades diferentes para cada uno de nosotros, planes de bienestar tiene preparados. Mencionemos lo que se conoce como suerte, en la biblia es llamado gracia (favor inmerecido). De repente alguien es contratado por que le cayó bien al jefe, más bien fue gracia que Dios le dio a cierta persona para ser agradable y simpático.

También pudo haber sido un amigo o conocido el que le facilitara ingresar a laborar a cierta empresa. Pero depende de la persona mantener su empleo a base de esfuerzo y dedicación. La gracia es sinónimo de regalo.

Sí fuera rico sería más feliz
Querer estár en mejores condiciones de vida es una de las metas a alcanzar, la realización personal es vital pero a veces suele salirse de control, un afán convertido en ambición.

No tiene sentido obsesionarse por ser rico, hay que disfrutar lo que tenemos y no centrarnos en lo que nos falta omitiendo en gran manera lo que poseemos.

1 Tim. 6:8-10 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero.

La traducción de la prosperidad
Contar con un techo, abrigo y alimento, una familia y amigos es algo invaluable. Hay innumerables cosas que el dinero no puede comprar como lo es la salud, el amor, el aprecio, la cultura, la sabiduría por mencionar algunas. A veces no hemos visto lo afortunados que somos al contar con muchas otras bendiciones que se ven eclipsadas por estár afanados por el dinero.

Proverbios 13:7 Hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas.

Tener trabajo, por muy cansado que sea, es una bendición, es una señal de prosperidad ya que hay muchas personas queriendo trabajar (aunque sea con un sueldo muy bajo), para llevar sustento a su hogar. Quizá has pensado que tu trabajo es muy difícil, siéntete dichoso ya que Dios ha encomendado en ti una tarea que no muchos pueden realizar por el nivel de exigencia que requiere. Eres inteligente, capaz y competitivo.

Todo está bajo control
La intención de Dios no es que no prosperes. Él quiere ejecutar un propósito formativo en ti, quiere enseñarte el valor del dinero y el amor al trabajo. También a saber utilizar los recursos al máximo para cuando tengas en abundancia sepas administrarlos.

Dios desea que seas humilde, que no por causa de la riqueza cambies y te vuelvas altivo. Anhela que seas honorable y que con el sudor de tu frente y de forma honrada ganes el pan para tu casa que te hará sentir satisfecho y podrás disfrutarlo en paz.

Proverbios 15:16-17 Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación. Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, Que de buey engordado donde hay odio.

Recuerda ser agradecido por lo que tienes, no envidies la prosperidad de otros. Prepárate para lo que Dios tiene para ti y vive confiado ya que todo está bajo control.

Filipenses 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

2 comentarios
  1. diego joachin permalink
    10 octubre, 2008 12:42 am

    Las escrituras estan escritas para ver las alianzas que Dios le ha ofrecido al hombre; no son para explicar por que soy rico o por que soy pobre.

    En los salmos está muy clara la divina providencia y afanarse por el pan de cada día es falta de Fé.

  2. 9 octubre, 2008 9:33 pm

    muchas gracias CSalazar por la mención y el enlace, bendiciones para tu vida. :D

Los comentarios están cerrados.