Skip to content

Cuatro errores fatales que arruinan los Ministerios

16 octubre, 2013

El apóstol Pablo nos dio un curso acelerado de liderazgo en su segunda carta a los Corintios, donde el pastor J. Lee Grady ha identificado cuatro de los mayores errores que se ha cometido durante el Ministerio.

1. La Charlatanería. Hemos perdido la credibilidad por ciertos predicadores codiciosos que manipulan a la iglesia para rellenar sus propios bolsillos. Al igual que un poco de levadura se extiende a toda la masa, los charlatanes nos arruinaron también a todos nosotros.

El apóstol Pablo dijo a los corintios: “Porque no somos como muchos, vendiendo la Palabra de Dios” (2 Cor. 2:17, NVI). La palabra griega para vender, kapeleuo, significa “hacer dinero con la venta, a la corrupción, para obtener ganancias mediante la enseñanza de la verdad divina.” ¿Cuántos conocidos predicadores empezaron bien pero terminaron como vendedores ambulantes, pidiendo dinero para pagar los autos de lujo y mansiones.

2. Creerse Importante. El apóstol Pablo recordaba continuamente a los Corintios que él era un siervo: “porque no nos predicamos a nosotros mismos sino a Cristo Jesús como Señor y nosotros como vuestros siervos de Dios” (2 Corintios 4:5). El servicio es el requisito fundamental para cualquier líder.

Sé de un conferencista que habitualmente envía una lista de 23 páginas de requisitos a las iglesias que quieren invitarlo a predicar. En el pasado, algunos predicadores han exigido dinero para las compras (además de sus honorarios) y alojamiento de lujo; otros insisten en que no pueden viajar sin su “portador de la armadura” — básicamente un súbdito que lleva el maletín del predicador, pañuelo y botella de agua para que se vea importante.

Noticia de última hora! Pablo no tenía un “portador de armadura”, él habría reprendido a cualquier ministro que insiste en comportarse como una súper estrella.

3. Arrogancia. El apóstol Pablo es el modelo del trabajo en equipo. Cuando fue a Corinto, Tesalónica o Creta, no era solo Pablo. Viajó con Lucas, Silas, Timoteo y muchos otros. Le dijo a los corintios: “En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador entre vosotros” (2 Cor. 8:23) y Pablo exhortó a la iglesia ver a Tito con el mismo respeto que le mostraron.

Sin embargo, actualmente ponemos los hombres en pedestales y bajo la luz de los focos. Hemos creado una cultura de predicador culto. Los líderes comenzaron a utilizar títulos. Luego vinieron las limusinas y aviones privados. Algunos oradores prominentes llegaron a promover el uso de los guardaespaldas. Y sé de al menos un predicador que exigío a una iglesia llevar carne especial a su hotel. El orgullo convierte a los hombres de Dios en monstruos.

4. Profesionalismo. Alguien tuvo la brillante idea hace unos años que las iglesias deben ser manejadas como empresas. Así que los pastores se convirtieron en directores generales, y el ministerio fue puesto en una cadena de ensamblaje. Las congregaciones se convirtieron en franquicias que compiten entre sí para ver quién podía ofrecer la música más fresca, los sermones más modernos. Pero algo extraño sucedió en el camino a la mega iglesia: perdimos el contacto relacional.

No estoy contra las iglesias grandes, buena música o barras de café. Pero mi temor es que los líderes de hoy pueden asumir que pueden comprar el éxito copiando el estilo de predicar de la estrella de rock cristiano más popular. No me importa si tienes las luces estroboscópicas, maquinas de humo, músicos y un sermón moderno cada semana. Si la gente no ve verdadero quebranto en el púlpito y experiencia real de la pastoral, nunca se convertirán en discípulos. Líderes superficiales producen cristianismo superficial.

Los líderes deben ser reales. Nuestro ministerio debe fluir de amor apasionado por Dios y verdadero amor por la gente. El apóstol Pablo nunca usó una máscara. Era palpable y cariñoso. Sabía que no era nada, aparte de Jesús. Le dijo a los corintios: “más alegre, por lo tanto, me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí” (2 Cor. 12:9).

Fuente: Acontecer Cristiano

5 comentarios
  1. basilio chimbolema permalink
    21 marzo, 2014 10:26 am

    muchas gracias por dar una buena explicación sobre los predicadores, espero cunplir lo que dice las sagradas escrituras,

  2. CESAR MIGUEL GAYOSO RODRIGUEZ permalink
    17 octubre, 2013 3:27 pm

    ES UN TEMA MUY DE MODA, ME HA IMPRESIONADO LA FORMA COMO SE HA ENFOCADO ESTE PROBLEMA DEL PREDICADOR,,ES NECESARIO DIVULGARLO A LAS CONGREGACIONES CRISTIANAS.ME GUSTA LA DOCTRINA Y LOS VERSÍCULOS SEÑÁLADOS EN ESTE COMENTARIO..

    • 17 octubre, 2013 3:48 pm

      Gracias por el comentario…nos alegra que este artículo sea de ayuda para nuestros lectores. Bendiciones y esperamos seguir aportando más información de ayuda para todos ustedes.

  3. David Vega permalink
    17 octubre, 2013 8:37 am

    Triste porque Jesús nuestro Señor predicó servicio, humildad, y amor por las almas, pero el poder enferma a quien no esta preparado para tenerlo jor dicho Usarlo para los demás
    Bendiciones desde Tampico Mexico

  4. wilson guerrero s permalink
    16 octubre, 2013 2:29 pm

    Hoy por hoy , las iglesias ( ser humano ) han perdido realmente su origen para el cual fueron diseñadas
    para recordar el amor en CRISTO , AHORA los pastores tienen dones de sanación y cobran , Que es esto por DIOS ” no diezmos ahora donaciones , si realmente DIOS les ha dado este don visiten enfermos ,no esperen a que vengan a sus predicas y sacarles la platica

Los comentarios están cerrados.