Skip to content

¿Deberían ser los ángeles objeto de adoración?

3 octubre, 2015

¿Tiene cada uno de nosotros un ángel de la guarda?

¿Tenemos Ángeles de la Guarda?

Veamos el argumento antiguo de la existencia de “ángeles de la guarda”. Cuando decimos ‘ángel de la guarda “, en realidad estamos hablando de la existencia de los ángeles que han sido asignados específicamente a los creyentes en una relación uno a uno. Algunos históricamente han construido el argumento para este tipo de ángel ‘personal’ de la guarda basado en estos dos pasajes:

Mateo 18:10-11 ” Mirad no tengáis en poco á alguno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre la faz de mi Padre que está en los cielos”

Hechos 12:13-17: Y tocando Pedro á la puerta del patio, salió una muchacha, para escuchar, llamada Rhode: La cual como conoció la voz de Pedro, de gozo no abrió el postigo, sino corriendo adentro, dio nueva de que Pedro estaba al postigo.Y ellos le dijeron: Estás loca! Mas ella afirmaba que así era. Entonces ellos decían:Su ángel es. Mas Pedro perseveraba en llamar: y cuando abrieron, viéronle, y se espantaron.  Mas él haciéndoles con la mano señal de que callasen, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Y dijo: Haced saber esto á Jacobo y á los hermanos. Y salió, y partió á otro lugar

Usted notará que en el pasaje de Mateo se describen ángeles que parecen estar vigilando a los niños, pero probablemente usted también se dé cuenta de que no hay ninguna descripción de una relación de  uno a uno con un ángel de la guarda personal. Pero el pasaje de Hechos es un poco más difícil. Los amigos de Rhoda parecen estar reflejando una antigua creencia judía de que cada uno de nosotros está representado por un ángel de la guarda personal. Es claro a través de la historia que muchos Cristianos mantenían esta creencia:

El Pastor de Hermas 5, 6, 2 (140-155 dC)
“Dios plantó la viña”, (el pastor) dijo: “eso es, Él creó el pueblo, y los entregó a su Hijo. Y el Hijo nombró a los ángeles para protegerlos a ellos, y él mismo los limpió de sus pecados, trabajando mucho y sometidos a arduo trabajo. ”

Clemente de Alejandría, Misceláneas 6, 17, 157, 4 (217 dC)
“Los pensamientos de los hombres virtuosos son producidos por inspiración divina. El alma se dispone en la forma que es, y la voluntad de Dios es transmitida a las almas humanas, por ministros divinos especiales que colaboran en este servicio. Regimientos de ángeles están distribuidos para naciones y ciudades, y quizá algunos hasta han sido asignados a individuos en particular “.

Orígenes, Homilías sobre Lucas Hom. 12 (233-254 dC)
“Para cada hombre hay dos ángeles que le asisten, el uno de la justicia y el otro de la maldad. Si hay pensamientos buenos en nuestro corazón, y si la justicia brota de nuestra alma, apenas puede dudarse de que un ángel del Señor nos está hablando. Sin embargo, si los pensamientos de nuestro corazón se vuelven hacia el mal, un ángel del demonio nos está hablando. ”

San Hilario de Poitiers, Comentario sobre el Salmo 129 (130) 7 (dC 365)
“Recordemos que hay muchos poderes espirituales, a quienes se les ha dado el nombre de ángeles, o a los presidentes de las iglesias. De acuerdo a Juan, están los ángeles de las Iglesias en Asia. Y como Moisés es testigo, cuando los hijos de Adán se separaron, había límites designados para los pueblos de acuerdo al número de los ángeles. Y, como enseña el Señor, hay para los niños pequeños, ángeles que ven a Dios todos los días. Hay, como dijo Rafael Tobías, ángeles asistiendo ante la majestad de Dios, llevando a Dios las oraciones de los suplicantes. Se hace mención de todo esto, por si usted desea entender estos ángeles como los ojos, o los oidos, o las manos, o los pies de Dios … No es la naturaleza de Dios, sino la debilidad de los hombres, que requiere sus servicios. Pues ellos son enviados para el bien de los que heredarán la salvación. Dios está atento a todo lo que hacemos, pero en nuestra debilidad somos empobrecidos de un ministro de la intercesión espiritual en el asunto de súplica”.

San Basilio el Grande, contra Eunomio 3, 1 (364 dC)
“Todos los ángeles, teniendo un solo nombre, tienen también entre sí la misma naturaleza, aunque algunos de ellos están establecidos sobre las naciones, mientras que otros de ellos son los guardianes de cada uno de los fieles.”

Catecismo del Concilio de Trento (1566 dC) Pt. IV, cap. IX:
Mediante la  providencia de Dios Ángeles han sido encargados de custodiar la raza humana y de acompañar a cada ser humano con el fin de preservarlo de peligros graves … nuestro Padre celestial ha puesto sobre cada uno de nosotros un Ángel bajo cuya protección y vigilancia podamos escapar las trampas preparadas secretamente por nuestro enemigo, repeler los terribles ataques que él hace hacia nosotros, y bajo su mano de guía mantener el camino correcto, y así estar seguros en contra de los pasos falsos que las asechanzas del maligno puedan llevarnos a tomar para así desviarnos del camino que conduce al cielo. (La Sagrada Escritura muestra) los beneficios otorgados por Dios al hombre a través del ministerio y la intervención de los Ángeles, a quien delega no sólo en determinadas y privadas ocasiones, pero también los designa a cuidar de nosotros desde nuestro nacimiento. Él, además, los nombra a velar por la salvación de cada uno de la raza humana.

Esta Creencia en los Ángeles de la Guarda aún existe en la Iglesia Católica hoy:

Catecismo de la Iglesia Católica (1992 dC) No. 336
Desde la infancia hasta la muerte la vida humana está rodeada por su cuidado estricto y la intercesión. “Al lado de cada fiel está un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida.” Ya aquí en la tierra la vida Cristiana participa, por la fe en la bendita compañía de los ángeles y los hombres unidos en Dios.

Sabemos que los ángeles reflejan el amor de Dios, y al hacerlo nos rodean y nos protegen. Ya hemos visto esto en las Escrituras. Pero la verdadera pregunta aquí es: “¿Tiene cada uno de nosotros un Ángel de la Guarda personal?” Si leemos Mateo 18:10 cuidadosamente, parece que estos ángeles no están en un servicio activo, sino que, “siempre ven el rostro de” el Padre en los cielos. Verdaderamente parece como que es Dios quien es el verdadero protector de los santos, y Él sólo emplea a los ángeles de vez en cuando para actuar de acuerdo a Su Voluntad. En ninguna parte de las Escrituras se dice que ángeles individuales sean asignandos a creyentes individuales. Nos consuela saber que legiones de ángeles cuidan de nosotros y preparan el camino al hogar, pero la hipótesis de que cada uno de nosotros tiene un ángel personal, no es dictada por las Escrituras.

¿Así que, debemos adorarlos?
Existe el peligro de concentrarse en los “ángeles de la guarda”. Si no tenemos cuidado, podemos encontrarnos esperando de los ángeles la protección que solo Dios ofrece. Cuando hacemos esto, estamos empezando a ofrecer la adoración a los ángeles y la confianza en los ángeles que le pertenece a Dios. Muchas personas a través de la historia se han encontrado adorando a los ángeles como si fueran Dios. Justino el Mártir (en el segundo siglo) creía que los Cristianos harían bien en adorar a los ángeles. Tomás de Aquino también parecía estar muy fascinado por los ángeles, y Dionisio el Areopagito (en el 5to o 6to siglo) dijo que los ángeles tenían acceso a Dios (basado en su entendimiento de
Gálatas 3:19).

Pero es importante recordar que los ángeles sólo se mencionan en la Biblia acompañando a otro tema. Ellos nunca en sí mismos son el enfoque. Sólo existen para amar a Dios y como resultado, amor hacia nosotros. Así, por las siguientes razones, ellos no deben ser nuestro enfoque de la adoración:

1. Ellos Únicamente son Seres Creados como Nosotros

Recuerde que los seres angelicales son únicamente otra creación de Dios:

Salmo 148:2-5
Alabadle, todos sus ángeles; Alabadle, todos sus ejércitos! Alabadle, sol y luna; Alabadle, vosotras todas lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos.  Alaben el nombre de Jehová; Porque él mandó, y fueron creadas.

Esto es importante, porque la Biblia nos advierte en contra de la adoración de las cosas creadas:

Romanos 1:18-19, 24-25
Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad é injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia: Porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto: porque Dios se lo manifestó.  Por lo cual también Dios los entregó a inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre si mismos: Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo á las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
Jesús es Superior a los Ángeles (ellos, como nosotros, están diseñados para adorarle a ÉL):
Además de esto, es claro por las Escrituras que Jesús es por mucho Superior a cualquier ángel. Él, por lo tanto es el único digno de nuestra adoración:

Hebreos 1:5-6

Porque ¿á cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado? Y otra vez: Yo seré á Él Padre, Y Él me será á mí hijo? Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en la tierra, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.

3. Nosotros Somos Ordenados a NO Adorarlos:
Y, finalmente, es importante recordar que se nos ha advertido específicamente acerca de la adoración de los ángeles:
Colosenses 2:18
Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto á los ángeles…

Tener cuidado con las ambigüedades
Al examinar la realidad sobre los ‘ángeles de la guarda “, es importante que recordemos un principio Bíblico sencillo: no debemos quedar atrapados en las ambigüedades. Las Escrituras son claras acerca de lo que Dios quiere de lo que estemos claros. Es así de simple. Si es importante para Dios, Él se aseguró de que estuviera claro para nosotros en la Biblia. Por el contrario, las Escrituras NO son claras acerca de las áreas acerca de la verdad que NO son esenciales para nuestro conocimiento de la naturaleza de Dios y la verdad de nuestra salvación. A veces nos metemos en problemas cuando empezamos a centrarnos en áreas ambiguas no esenciales, como si fueran áreas esenciales en blanco y negro. El tema de los ‘ángeles de la guarda’ es definitivamente un área gris no esencial, mientras que la verdad de quién es a quien debemos adorar es claramente un elemento esencial! En primer lugar, tenemos muy poco apoyo Bíblico acerca de la idea de ‘ángeles de la guarda’, pero tenemos mandamientos definitivos que nos dicen que no debemos adorar las cosas creadas (y que no deberíamos estar adorando ángeles en particular).

Por esta razón, es probablemente una buena idea dedicar nuestro tiempo y energía a las áreas de blanco y negro, y asignar las áreas grises a nuestra curiosidad y nada más. Una cosa si sabemos por seguro, que Dios es el creador de todos los ángeles. Él es superior a los ángeles en conocimiento, sabiduría y poder. Sólo Él puede protegernos y solo Él es capaz de lo milagroso. Cuando nos encontramos queriendo dar gracias a un ángel por nuestra protección, lo más sabio es darle las gracias a Dios que proveyó al ángel.

Fuente: ObreroFiel.com

3 comentarios
  1. Carlos Osco permalink
    12 octubre, 2015 2:45 pm

    En principio si bien la nota se esmera en señalar la “no asignación individual” de un ángel guardián en realidad lo que ocurre al leer las escrituras citadas es profundizarla, pero luego se plantea si entonces se deben “adorar” es decir se esta hablado de algo y luego se cambia el sentido; una cosa no tiene que ver con la otra. De lo que lei y en conclusiòn: según el libro de los Hechos SÎ hay un ángel protector (si es individual o no es irrelevante pues en el mundo espiritual las cosas no se pueden igualar al mundo fisico), luego POR SUPUESTO que los ángeles no se deben adorar, sin embargo al ser seres enviados en gloria por el PROPIO JESUCRISTO merecen nuestra mas alto respeto “Yo, Jesús, he enviado a mi Ángel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias” (Apoc. 22,16). Dios les bendiga

  2. 9 octubre, 2015 12:16 pm

    buen articulo, muy centrado y certero. Gracias, esto me viene a pelo estos dias.

    • 9 octubre, 2015 11:25 pm

      Nos satisface que este artículo sea de utilidad…..bendiciones

Los comentarios están cerrados.