¿Por qué “no” debemos preocuparnos por el mañana?

Las sorprendentes ventajas de la ansiedad y las preocupaciones - BBC News  Mundo

Publicado originalmente en ingles por christianity

Nuestra guía para vivir nuestra mejor vida, la Biblia, nos dice: “No se preocupen por el mañana, porque el mañana se preocupará por sí mismo. Cada día tiene bastantes problemas propios” (Mateo 6:34).

A pesar de esto, la vida nos da muchas razones para preocuparnos. Nos preocupamos por nuestra familia, nuestros amigos, nuestras finanzas, nuestra salud y nuestra sociedad.

A la luz de eso, ¿por qué Dios nos insta a no preocuparnos? Al decirnos que no nos preocupemos, Dios no nos dice que finjamos que los problemas no existen o que no debemos cumplir con nuestras obligaciones diarias.

Más bien, Dios nos está animando a no consumirnos tanto con la preocupación por los problemas del mañana como para no abordar los de hoy.

En lugar de retorcerse las manos por los problemas que podría traer el mañana, aquí hay tres razones por las que no debe preocuparse por el mañana, así como tres cosas que puede hacer para ayudarlo a concentrarse en el día de hoy.

3 razones por las que no debes preocuparte por el mañana

1. Dios tiene el control. Las situaciones de la vida pueden cambiar en un instante, desde su situación laboral hasta sus relaciones y su salud. Sin embargo, Dios es inmutable: es el mismo hoy que ayer y lo será mañana (Malaquías 3: 6).

Por eso, puedes respirar más tranquilo sabiendo que el Dios inmutable se sienta en el trono por la eternidad, sin importar quién te esté causando conflictos en el trabajo, en el hogar o en otro lugar (Salmo 9: 7).

Dios promete sacar el bien de cada situación para aquellos que ponen su confianza en Él (Romanos 8:28). Cuando pone su fe en Dios y Sus mandamientos, deja de vivir para sus deseos egoístas y comienza a reflejar Su poder, amor y autodisciplina (2 Timoteo 1: 7).

Esto no significa que siempre entenderás los caminos del Señor, especialmente cuando ocurre un desastre (Isaías 55: 8). En lugar de tratar de encontrarle sentido a las tragedias de la vida, confíe en la promesa del Rey de que Su plan es prosperarlo y darle esperanza y un futuro (Jeremías 29:11).

2. Dios quiere que mires a Él, no al futuro cuando estés angustiado. Dios quiere guiarlo a través de sus luchas diarias.

Como cualquier padre amoroso, Dios quiere ser la voz que te diga qué camino tomar cuando estás en una encrucijada (Isaías 30:21). Además, como cualquier padre amoroso, Él no puede ayudarte si no lo permites primero en tu vida.

Al alimentar sus pensamientos preocupados sobre el mañana, está desviando sus ojos del Dios de la esperanza. Además, al preocuparse excesivamente por el mañana, se está cegando a todas las bendiciones que ya lo rodean hoy.

Esa es una forma de vivir bastante ingrata. También da un mal ejemplo a sus hijos y a otras personas que buscan su testimonio cristiano en usted.

3. Dios te equipa con todo lo que necesitas para afrontar cada día. La Biblia le da el pan de cada día que necesita para mantenerse a lo largo del día.

En otras palabras, cuando estudie la Palabra de Dios, encontrará todas las instrucciones que necesita para tener confianza en sus elecciones, resistir las tentaciones diarias de pecar y permanecer en paz a pesar de las preocupaciones que enfrenta.

Considere cómo Dios sostuvo a los israelitas en el desierto con suficiente maná para el día (Éxodo 16: 16-19).

Cuando los israelitas recolectaron maná extra para almacenar comida para el día siguiente, Dios hizo que ese maná adicional se echara a perder debido a la falta de confianza de los israelitas en su provisión diaria (Éxodo 16:20).

Asimismo, preocuparse por el mañana también muestra una falta de confianza en Dios. Dios no quiere que pongas a prueba su promesa de que te cuidará a diario. Él quiere que usted crea que Él vendrá a través cada vez.

¿Qué puede hacer en lugar de preocuparse?

Para evitar ser arrastrado por pensamientos ansiosos sobre el futuro, utilice mejor su energía mental planificando lo que pueda y orando por la guía de Dios en cada paso.

La planificación y la oración están orientadas a la acción. Cuando está ocupado planificando, sale del estado improductivo de preocuparse por un problema y entra en el estado productivo de buscar formas de resolverlo. De manera similar, cuando oras, le estás dando a Dios la oportunidad de trabajar en tu vida.

Aunque la mayoría de los cristianos ya saben cómo orar, la mejor forma de planificar requiere más práctica. En los versículos que preceden a la instrucción de Jesús de no preocuparnos, Cristo nos dice cuál es la mejor manera de planificar para mantener a raya la ansiedad.

1. Almacene tesoros en el cielo, no en la tierra. No os hagáis tesoros en la tierra, donde las polillas y las alimañas destruyen, y donde ladrones minan y roban. Sino acumulaos tesoros en el cielo, donde la polilla ni las alimañas no destruyen, y donde ladrones no minan ni hurtan” (Mateo 6: 19-20).

Cuando acumula tesoros en el cielo, se toma en serio su camino como seguidor de Jesús. Toma decisiones para reflejar sus creencias cristianas arraigadas en el amor de Dios y el amor al prójimo (Mateo 22: 37-40). Haces esto viviendo una vida de obediencia a la Palabra de Dios y servicio a los demás, en el nombre de Jesús.

Vivir de esta manera establece un listón alto pero digno. Requiere atención diaria en cuanto a sus palabras y acciones, y ¡gracias a Dios! – una dosis saludable de la gracia de Dios para que sigas el camino.

Incluso en tiempos de angustia, puede animarse al saber que al servir al Señor Jesús, será recompensado con el cielo como herencia (Colosenses 3: 23-24).

2. Elija actividades e influencias saludables. “El ojo es la lámpara del cuerpo. Si sus ojos están sanos, todo su cuerpo estará lleno de luz. Pero si tus ojos no son saludables, todo tu cuerpo estará en tinieblas” (Mateo 6: 22-23).

Lo que elijas ver cada día puede afectar la forma en que te sientes y, como consecuencia, la forma en que te comportas.

Si elige rodearse de influencias positivas y saludables, sentirá esa positividad en su espíritu y emanará algo de esa luz hacia afuera.

En contraste, si eliges enfocar tus ojos en el pecado, eventualmente esa oscuridad se apoderará y deformará la forma en que sientes, actúas y percibes las acciones de los demás.

Si el ojo es la lámpara del cuerpo y el propósito de una lámpara es ayudarte a encontrar tu camino, mantén tus ojos en las cosas buenas de la vida para iluminar mejor tu caminar hacia Dios.

Una forma de hacerlo es elegir sabiamente sus actividades e influencias diarias. De lo contrario, corre el riesgo de convertirse en parte de algo pecaminoso que puede arrojar sombras para oscurecer el camino hacia Dios.

3. Cuidado con los ídolos falsos. Nadie puede servir a dos señores. O odiarás al uno y amarás al otro, o te dedicarás al uno y despreciarás al otro. No se puede servir a Dios y al dinero” (Mateo 6:24).

Es fácil vivir en busca de cosas mundanas hasta el punto de convertir esas cosas en ídolos. Uno de los ídolos más comunes es el dinero. No hay duda de que el dinero es necesario para vivir una vida sana y segura.

El problema es cuando te concentras tanto en acumular riquezas que tu corazón desea el dólar todopoderoso más que el Dios Todopoderoso.

Las Escrituras advierten que guardes tu corazón por encima de todo, porque todo lo que haces fluye de él (Proverbios 4:23). Si su corazón está concentrado en amasar dinero, sus palabras y acciones serán impulsadas por esas motivaciones codiciosas.

Entonces, es solo cuestión de tiempo antes de que su avaricia impacte a las personas que lo rodean, alienando a quienes lo aman y atrayendo a quienes tienen objetivos puramente materialistas.

Más importante que alienar a otros en tu búsqueda de ídolos falsos es dañar tu relación con Dios.

Un “maestro” es alguien a quien sirves. Al servir sus deseos mundanos, está obligado a tomar decisiones dañinas para alimentar esas relaciones fugaces.

Sin embargo, al vivir para el Señor, estás llamado a abandonar los ídolos falsos y caminar hacia la recompensa de la eternidad.

El Señor sabe con qué facilidad nuestros problemas diarios pueden crecer como una bola de nieve y con qué facilidad nos abrumamos como resultado.

Al decirnos que no nos preocupemos por el día de mañana, Dios nos pide que confiemos en que nos dará la fuerza suficiente para afrontar cada día como venga y que lo volverá a hacer mañana.

Dolores Smyth 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s