¿Qué significa caliente, frio y tibio?

Apocalipsis 3:15-16

POR MARK HITCHCOCK

Termómetro - Concepto, invención, tipos y cómo funciona

La última iglesia a la que Jesús se dirigió en Apocalipsis 2-3 fue la iglesia de Laodicea. Esta es la iglesia que no tenía nada positivo en su columna de crédito y muchos negativos en su columna de débito. La iglesia es descrita como autosuficiente, satisfecha de sí misma y arrogante. Conocían la Biblia pero se aburrían con ella. La entendían pero no la aplicaban. “El orgullo de Laodicea se engorda con sermones; el alma de Laodicea está hambrienta de la Palabra de Dios.”

La acusación de Jesús a la iglesia es punzante. “Conozco vuestras obras, que ni sois fríos ni calientes; ojalá fuerais fríos o calientes. Por eso, porque sois tibios, y no sois ni fríos ni calientes, os escupiré [vomitaré] de mi boca” (Apocalipsis 3:15-16). La referencia de Jesús a las diferentes temperaturas de los líquidos se deriva de la imaginería local relacionada con el suministro de agua en la zona. Había tres ciudades clave en el valle del Lico: Colosas, Hierápolis y Laodicea. Colosas, que estaba a unas diez millas al este de Laodicea, era conocida por sus aguas frescas, refrescantes y vivificantes. Hierápolis, que estaba a seis millas al norte de Laodicea, era famosa por sus aguas termales que eran buscadas por sus poderes curativos. El agua de Laodicea, sin embargo, era intermedia: estaba tibia. A diferencia de Colosas y Hierápolis, Laodicea no contaba con un suministro de agua propio; el agua tenía que venir de las fuentes termales de Denizli, una ciudad a unos ocho kilómetros al sur. El agua no tenía tiempo suficiente para enfriarse en el acueducto, por lo que cuando llegaba a Laodicea estaba tibia. La tubería de piedra utilizada para transportar esta agua desde Denizli a Laodicea todavía es visible hoy en día.

Así que está claro que Jesús se refería al suministro de agua local para llamar la atención de los laodicenses cuando hablaba de su condición espiritual. Les estaba diciendo que su condición espiritual era tibia. Todos están de acuerdo en este punto. ¿Pero qué quiso decir Jesús cuando habló de agua “caliente” y “fría”? ¿Qué estaba comunicando? ¿Qué condiciones espirituales describen estas diferentes temperaturas? Hay dos opiniones principales.

En primer lugar, algunos sostienen que “caliente” (zestos en el texto griego original) representa a un verdadero creyente en Cristo con celo y fervor espiritual, alguien calentado hasta el punto de ebullición espiritual, un cristiano “en llamas”. La persona “fría” (griego, psychros) es vista como alguien que es lo opuesto a lo caliente, es decir, un incrédulo que rechaza abiertamente el evangelio. La condición tibia (griego, chliaros) es vista como el hipócrita intermedio que juega como si conociera a Cristo pero es indiferente hacia Él en el corazón. Es la posición de mitad y mitad. “La tibieza es una descripción de las personas de la iglesia que han profesado a Cristo hipócritamente pero no tienen en sus corazones la realidad de lo que pretenden en sus acciones.” [88] Según este punto de vista, es mejor ser frío, o totalmente opuesto a Cristo, que tibio, o profesar hipócritamente a Cristo pero no poseerlo. La persona tibia es alguien que ni acepta genuinamente a Cristo ni lo rechaza abiertamente.

Los defensores de este punto de vista sugieren que la persona fría que ha rechazado abierta y agresivamente el evangelio es más fácil de ganar para Cristo que el cristiano tibio que profesa no ser creyente en absoluto. “La mejor sugerencia es que la frialdad espiritual, incluso hasta el punto de la hostilidad abierta, es preferible a la tibieza y a la repulsiva indiferencia, porque al menos sugiere que la religión es algo en lo que hay que ser serio… Hay más esperanza para el abiertamente antagonista que para el fríamente indiferente. El estado de frialdad es más propicio para que una persona se acerque a Cristo que un estado de tibieza, como se ilustra en la conversión de Saulo de Tarso.”

Punto de Vista #1
Calienteun cristiano ferviente y celoso
Fríoun incrédulo abiertamente antagónico
Tibioun hipócrita que profesa a Cristo pero no es salvo

El segundo punto de vista, y el que yo sostengo, es que las tres temperaturas representan a los creyentes en Cristo. Tanto la caliente como la fría representan a los creyentes que son útiles para el Señor, al igual que el agua caliente de Hierápolis y el agua fría de Colosas eran ambas útiles y beneficiosas. El agua tibia, por otro lado, representa a un creyente que es inútil e improductivo. Los líquidos calientes o fríos sirven para algo. Saboreamos el café caliente y el té caliente. Disfrutamos de la leche fría y de otras bebidas frías y refrescantes. Pero, ¿quién quiere una taza de café moderado o de té tibio? ¿O quién quiere un refresco a temperatura ambiente o un baño tibio? Los líquidos calientes y fríos son buenos, mientras que los tibios no sirven para nada. Laodicea “no proporcionaba ni refrigerio a los espiritualmente cansados, ni sanidad a los espiritualmente enfermos. Era totalmente ineficaz.”

Punto de Vista #2
Frío y Calienteun cristiano útil y beneficioso
Tibioun cristiano inútil que necesita arrepentirse

Este punto de vista encaja con la imaginería local que Jesús empleó. Jesús les está diciendo a los creyentes de Laodicea que al igual que su suministro de agua, son estériles e inútiles para Él en este momento y lo enferman. El remedio es que se arrepientan y vuelvan al Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s