La Escalera De La Predicación

¿Hacia Dónde Vamos?

Entrada original de Evangelio Blog

ESJ_BLG_202100914_05

El viaje de la exégesis a la exposición podría describirse como la escalada de una montaña, la subida de una escalera o la exploración de las profundidades. Sea cual sea la metáfora, estamos hablando de los pasos para construir un sermón expositivo. Es el proceso que un predicador fiel sigue semana tras semana. Puede empezar el domingo por la tarde o el lunes por la mañana, y puede que no esté terminado hasta que suba al estrado el domingo siguiente, pero hay un proceso. Los pasos varían de un predicador a otro. El compromiso varía en función del tiempo disponible, las habilidades del expositor con las lenguas originales, la accesibilidad de las herramientas y los recursos, y cuántas veces el pastor tuvo que visitar a un miembro de la iglesia enfermo, presidir una reunión del comité, o dirigir un funeral en una semana determinada. Pero la actividad no tiene atajos y, en última instancia, depende no sólo de las habilidades del predicador, sino de la obra de iluminación del Espíritu Santo de principio a fin.



En el Mac Center queremos ayudarle a predicar. Nuestro objetivo es que estos recursos le ayuden a manejar la Palabra de Dios con mayor fidelidad y eficacia. La escalera del sermón contiene nuestro resumen de los pasos que le llevan del texto al púlpito, de la exégesis a la exposición. Un buen plan de estudios en el seminario le capacita para hacer esto, y las habilidades toman años de ministerio de predicación para establecerse. Pero aquí, para el expositor experimentado que quiere refrescar su enfoque o el novato y aspirante a maestro que necesita una visión general de la tarea que tiene ante sí, ofrecemos la Escalera de la Predicación: los ocho pasos esenciales de cómo construir un sermón expositivo.

¿Cómo paso de la exégesis fiel a la exposición atractiva? ¿Cómo me doy cuenta de una forma verbal hiphil en el texto y explico sus implicaciones a la gente en las bancas o a los adolescentes en el grupo de jóvenes? ¿Cómo se traduce? No sólo al inglés, sino a algo útil y comprensible. Necesitas pasos. Pasos simples, prácticos, de composición. Un proceso. Un camino bien recorrido que puedas seguir semana tras semana.

La mayoría de los seminaristas pasan años aprendiendo el oficio de la exégesis, estudiando las lenguas bíblicas, la hermenéutica, los antecedentes y la teología. La exposición requiere una síntesis de la información recogida en la exégesis, que traduce el significado del texto al sermón que se dirige al pueblo. Los pastores deben aprender a recoger bien el fruto de la exégesis y a comunicarlo a sus congregaciones. ¿Cómo emplear el arte de la exégesis de manera que sea fiel al texto y al mismo tiempo útil para el pueblo de Dios?

Al abordar el arte de la predicación, es esencial comprender la relación entre la exégesis y la exposición. Una imagen útil para pensar en estos dos es una escalera.

En un lado de la escalera está la exégesis. “Exégesis” significa “extraer de”: se trata de extraer el significado del texto mediante el estudio de las lenguas originales, el trasfondo histórico y cultural, y la hermenéutica. Este lado de la escalera es técnico y obliga al predicador a dedicar tiempo a la ardua tarea de pensar en el significado del texto en las polvorientas calles de Éfeso. La exégesis es reverente y precisa. El texto está inspirado por un Dios santo y requiere un obrero que no tenga que avergonzarse. Es el trabajo crucial de descubrir la intención del autor inspirado

D.A. Carson aclara:

Los estudiantes de segundo año de griego pueden pensar en la exégesis en términos de análisis sintáctico, estudio de palabras, etc., pero en realidad la exégesis nunca es tan limitada. Una exégesis responsable recurrirá ciertamente al análisis lingüístico, tanto al léxico (análisis del vocabulario) como a la sintaxis (análisis de la forma en que las palabras se relacionan entre sí). Pero también analizará el texto en el nivel de la cláusula, en el nivel de la frase, en el nivel del discurso y en el nivel del género. Tratará de ser sensible al lenguaje, la técnica literaria, la metáfora y las líneas argumentales. Se preguntará cómo se transmite la verdad en la rica plétora de géneros literarios que se encuentran en la Biblia.

El exégeta responsable busca entender lo que dice el pasaje. El trabajo del expositor no puede comenzar hasta que el exegeta haya llegado a su conclusión.

En el otro lado de la escalera está la exposición u homilética. El texto sigue significando lo mismo que en Éfeso o en el Sinaí. Pero este lado explora diferentes implicaciones del texto para los creyentes de hoy. Usted no está predicando en el Sinaí. Se predica en Burbank o en Beaver Falls. El mensaje predicado a los israelitas en las llanuras de Moab, no sólo era relevante para ellos, es relevante para nosotros. Si el otro lado de la escalera es una ciencia, este lado es un arte. Esto explica por qué puedes escuchar diez sermones sobre el Salmo 46, y ninguno de ellos sonará exactamente igual. La disposición, el énfasis, la audiencia y el método de un predicador variarán al exponer exactamente el mismo texto. Pero si se trata de un sermón expositivo, cada uno de esos diez sermones tendrá el mismo significado del Salmo 46, según la intención del autor, en el centro del mensaje.

John MacArthur lo dice así:

La única respuesta lógica a la Escritura inerrante… es predicarla expositivamente. Por exposición, me refiero a predicar de tal manera que el significado del pasaje bíblico se presente completa y exactamente como lo quiso Dios. (REP, p. 35)

La buena exposición está indisolublemente unida a la exégesis fiel. La exposición de la palabra de Dios fluye de la exégesis precisa del texto inspirado. Estos son los dos lados de la escalera, usted sube los peldaños de la exégesis y luego sube los peldaños de la exposición.

Los peldaños de la escalera están respaldados por consejos y herramientas que le ayudarán a salvar la brecha entre la exégesis y la exposición. Aunque la predicación es más que consejos y herramientas, es necesario decir algo y decir ese algo bien. El Centro MacArthur para la Predicación Expositiva existe para equiparlo para que use estas herramientas de manera efectiva para la gloria de Dios.

Paso 1: Preparación Personal

¿Quién Soy?

Charles Spurgeon a menudo subrayaba la importancia de que un predicador discerniera su vocación al ministerio. Una vez dijo a sus estudiantes ministeriales:

¿Cómo puede saber un joven si es llamado o no? Este es un punto de suma importancia, y deseo tratarlo con toda seriedad. ¡Quiera Dios guiarme al hacerlo! El que centenares han errado su camino y tropezado contra un pulpito, es un hecho desconsolador pero evidente, que se deja ver en la esterilidad de los ministerios, y en el decaimiento de las iglesias que nos rodean. Es una calamidad espantosa para un joven errar su vocación; y por lo que hace a la iglesia sobre la cual se impone, el conflicto en que su yerro la mete, es de los más penosos que se puede imaginar.

Muchos hombres jóvenes y serios se precipitan a los púlpitos. Están ansiosos por predicar. Quieren discutir sobre hermenéutica, teología, bosquejos y proposiciones. Quieren más oportunidades para enseñar y dirigir, consejos empresariales y un número creciente de miembros de la iglesia. Es bueno anhelar el ministerio. Es noble agudizar sus dones. Pero estos hombres ansiosos pueden carecer de uno de los aspectos más críticos de su llamado: un sentido de insuficiencia.

El ministerio es para hombres que tienen una baja visión de sí mismos y una alta visión de Dios. Hay un cierto peso en ser llamado a predicar la Palabra de Dios. Mientras se prepara, el predicador debe estar atormentado por las preguntas: ¿Quién soy yo para representar al Rey del Cielo? ¿Cómo puede mi débil cerebro, mi perspicacia y mi ejemplo representar al gran YO SOY?

Tal vez se graduó del seminario impresionado con su teología, su capacidad lingüística y su intelecto en general. O tal vez se graduó sin estar muy impresionado con sus habilidades. En cualquier caso, se enfrentará a la tentación de olvidar que, en muchos sentidos, está pisando terreno sagrado cuando se sienta a preparar su sermón. La tarea de un predicador, después de todo, es manejar la Sagrada Escritura. No es la tarea de un hombre impío e impresionado por sí mismo.

Hablando a una sala llena de aspirantes a predicadores, Charles Spurgeon dijo: “El mejor hombre aquí sabe -si sabe lo que es- que está fuera de la profundidad de su sagrado llamado.” Muy pocos predicadores se sienten fuera de su profundidad cuando se sientan a escribir su sermón o se ponen de pie para predicarlo. Pero deberían hacerlo.

El pastor galés Geoff Thomas escribió:

Uno de los grandes peligros a los que se enfrentan los predicadores… es el problema del hiperintelectualismo, es decir, el peligro constante de caer en una forma de proclamación puramente cerebral, que recae exclusivamente en el intelecto. Los hombres se obsesionan con la doctrina y acaban siendo predicadores cerebrales. En consecuencia, se produce un temible empobrecimiento de sus oyentes desde el punto de vista emocional, devocional y práctico. Tales pastores son hombres de libros y no hombres de personas; conocen las doctrinas, pero no saben nada del lado emocional de la religión. No le dan mucha importancia a la experiencia o a la constante comunión e interacción con el Dios todopoderoso. Una cosa es explicar la verdad del cristianismo a los hombres y mujeres; otra cosa es sentir el poder abrumador de la pura belleza y el embeleso de Jesucristo y comunicarlo dinámicamente a toda la persona que escucha, de modo que se produzca un cambio de tales dimensiones que le ame con todo su corazón, alma, mente y fuerza.

A lo largo de la Escritura, los que hablaron en nombre de Dios primero escucharon a Dios hablar. Primero fueron humillados en la presencia del Señor. El aspirante a predicador debe escuchar primero a Dios en las páginas de la Escritura. Debe aprender a pensar los pensamientos de Dios, antes de subir a un púlpito para compartir los suyos. Y debe ser humillado en la presencia del Señor en oración.

Aquí es donde el predicador debe comenzar: de rodillas, enterrado en las páginas de las Escrituras. Debe aprender a alimentar su propia alma con la Palabra de Dios. Debe gritar con el salmista: “fortaléceme conforme a tu palabra.” (Sal 119:28). Y su alma debe preguntar honestamente: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de ese cuerpo de muerte?” (Rom 7,24).

Esto no es un mero requisito para la exégesis. Mientras subes los peldaños de esta escalera, semana tras semana, esta postura debe acompañarte en cada paso del camino. Debes estar contagiado de un amor por Cristo y anhelar que Su belleza sea conocida y que Su nombre sea honrado.

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús. Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. (2 Cor. 4:5-7)

Paso 2: Analiza el Contenido del Texto

¿Qué Dice Este Texto?

Uno de los primeros errores que cometen muchos predicadores al comenzar su preparación para el domingo es sacar los comentarios de la estantería. Es bueno usar comentarios, pero el momento es clave. Acudir primero a los autores tiene el potencial de nublar su pensamiento con sus ideas. Es necesario que te tomes el tiempo para luchar con el texto primero por tu cuenta. Pero, ¿cómo empezar si no es con un comentario? ¿Con qué texto empiezas? ¿La LBLA? ¿El griego y el hebreo? ¿Tu propia traducción del griego y del hebreo?

Acérquese al Texto Todo lo Que Pueda

La respuesta será diferente para cada persona, pero el objetivo de este paso es acercarse lo más posible al texto. Si sabes griego, saca tu Biblia en griego. Si no sabes griego, o lo has olvidado, coge una traducción al inglés y saca tu software bíblico para consultar los idiomas originales. O prueba con un interlineal. Pero no hay nada que sustituya el compromiso con las lenguas originales. Martín Lutero escribió un pequeño tratado, titulado “A Los Concejales De Todas Las Ciudades De Alemania Para Que Establezcan Y Mantengan Escuelas Cristianas,” en el que defiende el aprendizaje del griego y el hebreo:

Un simple predicador (es cierto) dispone de tantos pasajes y textos claros a través de las traducciones que puede conocer y enseñar a Cristo, llevar una vida santa y predicar a los demás. Pero cuando se trata de interpretar la Escritura, y trabajar con ella por su cuenta, y disputar con los que la citan incorrectamente, no está capacitado para la tarea; eso no se puede hacer sin idiomas.

Lutero continúa diciendo que una de las claves para una predicación poderosa es el conocimiento de las lenguas bíblicas:

Por eso, aunque la fe y el Evangelio puedan ser proclamados por simples predicadores sin conocimiento de las lenguas, tal predicación es plana y sosa; la gente acaba por cansarse y aburrirse de ella, y cae por tierra. Pero donde el predicador es versado en las lenguas, hay frescura y vigor en su predicación, la Escritura es tratada en su totalidad, y la fe se encuentra constantemente renovada por una continua variedad de palabras e ilustraciones.

Cuanto más te acerques al texto, mejor. Esfuérzate por ver lo que puedes conseguir. Toma una clase de hebreo, o sumérgete en el griego para principiantes. Todo lo que te espera es poder. Y el análisis sintáctico.

Escriba el Texto que va a Predicar

Una práctica poco convencional, pero útil, es escribir el texto que vas a predicar. Si vas a predicar el Salmo 42 el domingo, siéntate con un bolígrafo y un papel y escríbelo. Todo el texto. Esto le obligará a pensar en el texto palabra por palabra, y a ir lo suficientemente despacio como para notar detalles que su cerebro demasiado familiarizado podría pasar por alto.

Independientemente del texto con el que empiece, le conviene leer varias traducciones al español del mismo texto. Utilice la LBLA, la RV y la NIV. Revise la NTV, la BTX y cualquier otra traducción que tenga. Pruebe diferentes traducciones cada semana. Observe las diferencias entre estas traducciones, porque estos puntos de diferencia son luces intermitentes que indican que se tomó una decisión interpretativa. Usted necesita tomar esta decisión, no que la hagan por usted.

Interrogue el Texto

¿Qué busca en este paso inicial?

Busque palabras clave, elecciones de palabras interesantes, conocimientos gramaticales, estructura, recursos literarios, elecciones retóricas, repeticiones, temas, contexto y cualquier otra cosa que le llame la atención. No te pierdas en la maleza en este paso. Busca las plantas que dan semilla. Interroga al texto. Analiza el texto en todos los niveles posibles.

Lo que busques dependerá en gran medida del pasaje que estés predicando. En una narración del Antiguo Testamento o de los Evangelios, querrás observar en cosas como las escenas, los segmentos, la progresión de la trama, los movimientos en la narración, los puntos de clímax y de resolución, el punto de vista desde el que se cuenta la historia, el escenario y el diálogo. Puedes hacerte preguntas como: ¿Por qué el autor decidió incluir este diálogo en lugar de contárnoslo él mismo? ¿Por qué se interrumpe esta historia con otra? ¿Por qué el narrador repite lo que ha dicho este personaje?

Si está en una genealogía, pregúntese por qué avanza como lo hace. ¿Por qué se incluyó este nombre y no otro? ¿Quién es esta persona? ¿Dónde se desarrolla esta historia? ¿Cómo puede ayudarnos la geografía? ¿A qué preguntas está respondiendo el autor? ¿A qué problemas se refiere?

Deberás tener en cuenta dos tipos de contexto: el cercano y el lejano. El contexto cercano son las palabras que rodean al texto que has seleccionado. ¿Cómo vive tu texto dentro de su propio contexto? ¿Cuál es la progresión del pensamiento o la trama? El contexto lejano es la forma en que el texto encaja en la teología paulina o en el libro de los Jueces en general. ¿Qué le faltaría a Nehemías si sus versِículos no estuvieran incluidos en la Sagrada Escritura? El contexto cercano y el lejano te ayudarán a reflexionar sobre la teología general del texto.

Acercarse al texto de estas maneras te preparará para el siguiente paso, que es exponer la estructura del texto.

Paso 3: Exponer la Estructura del Texto

¿Cuál es la Forma de Este Texto?

En esta etapa, su objetivo es entrar en la mente del autor para exponer la estructura del texto y determinar la progresión de su pensamiento. John Stott dijo: “La regla de oro para los bosquejos de los sermones es que se debe permitir que cada texto proporcione su propia estructura. El expositor hábil permite que el texto se abra ante nuestros ojos, como una rosa que se despliega al sol de la mañana y muestra su belleza previamente oculta.” Varios ejemplos pueden ser útiles.

Pablo escribe en su carta a los Filipenses:

9 Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, 10 a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo; 11 llenos del fruto de justicia que es por medio de Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios.”

Para exponer la estructura del texto tenemos que ver cómo Pablo está pensando a través de la lógica de estas frases. Las primeras palabras alertan al lector de que se trata de una oración. Y el resto del versículo 9 es el contenido de la oración de Pablo: “que vuestro amor abunde aún más y más.” Esto es lo que ora Pablo. Y al pasar al versículo 10, vemos el revelador indicador “a fin de.” Este es el “para que” de su oración, o su objetivo para estos creyentes, que tiene dos partes. Su objetivo inmediato está en el versículo 10: que puedan “descubrir las cosas que son excelentes” y “ser sinceros e irreprochables para el día de Cristo”. Pero su objetivo final está en el versículo 11: “la gloria y la alabanza de Dios”.

¿Puedes ver cómo este pasaje se divide muy bien a lo largo de los contornos del pensamiento de Pablo?

Este es el esfuerzo de este paso: reflejar el argumento y la forma del texto que el escritor empleó. No todos los sermones deben tener tres puntos. El bosquejo debe seguir la lógica del autor.

La forma de encontrar la estructura de un pasaje variará según los distintos géneros de la Escritura. Por ejemplo, este paso será diferente en el salterio. Tomemos el Salmo 34. Después de analizar el contenido del texto, te das cuenta de que este salmo era un acróstico, lo que significa que cada línea comienza con una letra diferente del alfabeto hebreo. Si descuidas el primer paso, podrías pasar por alto la forma en que el autor dividió este texto.

A medida que veas la forma en que el autor está pensando, la intención del texto te resultará más clara, que es nuestro siguiente paso.

Paso 4: Comprender la Intención del Texto

¿De qué Habla el Autor?

El siguiente paso es comprender la idea principal del pasaje que vas a predicar. ¿Cuál es la intención del autor al escribir esta sección de la Escritura? En esta etapa, no estás tratando de traer a Pablo, Moisés o Lucas al siglo XXI. Se trata de entrar en su mundo. Se trata de entender qué querían decir los autores bíblicos con lo que escribieron y cómo lo escribieron.

Antes de formular la proposición de tu sermón, busca la proposición del autor.

A Carlos Simeón le pidieron consejos para componer un sermón. Su respuesta fue: “Sí: reduzca su texto a una simple proposición, y póngala como urdimbre; y luego utilice el texto mismo como trama, ilustrando la idea principal con los diversos términos que contiene. Atornilla las palabras en la mente de tus oyentes. Un tornillo es la más fuerte de todas las fuerzas mecánicas… cuando se ha girado unas cuantas veces apenas alguna fuerza puede sacarlo.”

¿Qué herramientas utilizas para este paso? En este punto, vas a querer entrar en modo de investigación profunda. Lee todo lo que puedas conseguir.

Las Biblias de estudio te ayudarán a tener una idea del terreno, por aquí somos partidarios de la Biblia de Estudio MacArthur. Lea sus introducciones de alto nivel a su sección, y continúe preguntándose cuál es la idea principal del pasaje. No tengas miedo de no estar de acuerdo con ellos. Ahora también puede sacar sus comentarios de sus estantes, empezando por los comentarios exegéticos. Los comentarios expositivos serán útiles más adelante. Los comentarios exegéticos son útiles en las primeras etapas de la formulación de sus pensamientos y la reflexión sobre el significado del texto. Los artículos de revistas y los léxicos serán también amigos que te ayudarán a guiarte por el texto.

Cuando te acerques a estas fuentes, es bueno que sigas haciéndote preguntas sencillas: ¿Qué dice el autor en este texto? ¿Cómo lo dice? ¿Y por qué lo dice así?

Cuando puedas rellenar estos sencillos espacios en blanco, sabrás que puedes pasar al siguiente paso:

Este pasaje trata de ________________. Este pasaje te muestra cómo _____________.

Paso 5: Aislando la Intención del Sermón

¿De Qué se Trata Este Sermón?

Ya has llegado a la cima de la escalera. Es el momento de componer tu sermón. Has minado las profundidades, estudiando palabras, frases, cláusulas, antecedentes, gramática, teología y mucho más. En algún momento, tendrás una idea clara del significado de este texto, su estructura y el impulso general. Después de identificar la intención del texto, tu siguiente tarea es escribir tu sermón en torno a esa intención.

Debes averiguar por qué la intención del autor importa a cada persona de tu congregación: a los adolescentes indiferentes, a las almas distraídas, a los inconversos, a los padres cansados.

Este paso gira en torno a unas cuantas preguntas sencillas que implican razón y fundamento: ¿De qué trata exactamente este sermón? ¿Por qué debería tu congregación escuchar este sermón?

Tu trabajo en esta etapa es trabajar hasta que puedas articular de qué trata este sermón y por qué es importante. Intenta salir de este paso con una frase clara y convincente que aísle la intención del sermón. La tesis de tu sermón debe estar inseparablemente ligada a la tesis del autor. Aunque Pablo escribiera a Filipos y tú estés predicando a una congregación en Modesto o Manhattan, tu tesis debe estar ligada a la de Pablo. Al tratar de aislar esta tesis, probablemente te darás cuenta de que tu texto dice más que una sola cosa. Esfuérzate por sintetizar lo que el autor está diciendo en un punto principal coherente. Al hacerlo, te darás cuenta de que, a menudo, el punto principal debe tener varias frases o un párrafo. La longitud es menos importante que la claridad con la que captes la idea central del texto. Pero esfuérzate por la sencillez y la brevedad.

Tomemos como ejemplo el capítulo 2 de Rut. ¿Qué hace este capítulo en la Biblia? ¿Se supone que debemos espigar y cosechar en los campos de Oriente Medio? ¿Es un consejo para salir en las zonas rurales? Lo que vemos en este capítulo es un hombre generoso, Booz, y una mujer marginada, Rut. Vemos la providencia y la bondad de Dios manifestadas en la provisión de Booz. Por lo tanto, si usted tuviera que predicar este texto, probablemente sería un sermón sobre la providencia de Dios. Pero no podemos quedarnos ahí. De nada sirve que la gente de Lafayette sepa que Dios fue bondadoso y providencial con Rut, si no se profundiza también en las implicaciones de la providencia y la bondad de Dios en la vida del pueblo de Dios hoy. Este capítulo no trata sólo de segadores descuidados que dejan caer cebada por todas partes. Este capítulo muestra que Dios escuchó la oración de su pueblo, y que su bondad fue dispensada a través de medios muy normales y mundanos.

Después de aclarar la intención de su sermón, es el momento de empezar a organizar la estructura de su mensaje.

Paso 6: Organiza la Estructura del Sermón

¿Cómo Progresará Este Sermón?

El Dr. H.B. Charles dice: “Todo sermón debe tener un destino. También necesita un camino claro para llegar a él. Un esquema de sermón traza el camino para que el sermón llegue a su destino. Los buenos sermones tienen bosquejos eficaces.”

En este punto, usted quiere dar forma a sus observaciones y pensamientos de tal manera que sea sencillo y claro para sus oyentes. No debe ser un bosquejo exegético. Ayude a su oyente a seguir el flujo del texto y a marcar la progresión de su sermón. Su bosquejo debe llevar a sus oyentes de la mano y guiarlos a través del pasaje.

Es esencial que la estructura de su sermón refleje la estructura del texto. Si su bosquejo y su tesis no se basan en el pasaje, corre el riesgo de predicar su bosquejo y no el texto real. Este no es un paso que deba ser apresurado.

También tienes que pensar en algunos de los movimientos simples de tu mensaje. Necesita un comienzo. ¿Cómo va a guiar a los oyentes hacia el texto que va a predicar? Esto se llama la introducción. Necesita una parte central. Este es el cuerpo del sermón. ¿Cómo va a guiar a sus oyentes a través de los diferentes puntos? Esto implica el bosquejo y las transiciones. Y necesita un final. Todos los sermones terminan. Los buenos sermones tienen conclusiones. Un crescendo intencional, bien planificado y culminante.

¿Cómo va a introducir este sermón -como alguien ha dicho- “en los poros” de su congregación?

Paso 7: Sintetice el Contenido del Sermón

¿Qué Vas a Decir?

Este es uno de los últimos pasos antes de predicar. Para algunos supone un manuscrito completo, para otros un bosquejo detallado, y para algunos raros, una pequeña tarjeta de notas. Tienes que pensar en cómo sintetizar y organizar todo el contenido que has reunido para este mensaje. Has comprendido el texto en sus detalles y en su contexto. Has construido un bosquejo que se deriva de la forma del pasaje. Es el momento de orar por tu audiencia y pedir a Dios que te dé claridad, discernimiento y creatividad. Tienes que pensar en cómo utilizar el tiempo limitado que tienes. ¿Qué porcentaje de tu tiempo va a ser de explicación? ¿Y qué porcentaje de ilustración y aplicación?

Para cada punto, debes explicar, ilustrar y aplicar el texto a tus oyentes. El tiempo que dedique a cada uno de estos aspectos variará de un punto a otro y de un sermón a otro. Pero asegúrese de hacer estas tres cosas: explicar, ilustrar y aplicar.

¿Cómo sabrás que lo estás haciendo bien? Hágase esta pregunta: ¿está transmitiendo bien la comprensión? Esa es la prueba.

En tu explicación: estás diciendo a tus oyentes lo que dice el texto y por qué está escrito de esa manera. También estás explicando la teología pertinente que enseña el texto.

En tu ilustración: estás dando ejemplos de lo que el texto enseña para exponer una mayor comprensión.

En tu aplicación: estás respondiendo a la pregunta, ¿y qué? ¿Por qué es relevante este texto para tus oyentes? ¿Qué implicaciones tiene el texto? ¿Cómo deben aplicarse las verdades trascendentes que se enseñan en este pasaje en los corazones, las mentes y las vidas de los oyentes?

Para cada punto de tu sermón, deberías hacer estas tres cosas. Y el objetivo es la comprensión. Así que debe filtrar los detalles y la información de su exégesis a través de la prueba de la comprensión: ¿esta información realmente ayudará a mis oyentes a entender el texto? ¿O sólo me hará parecer perspicaz?

Después de cada punto, quiere que sus oyentes digan: “Lo veo en el texto. Podría haberlo visto por mí mismo.”

Por eso hay que editar y recortar cosas en el sermón para que los oyentes tengan un mensaje sencillo de entender.

En sus Conferencias, Spurgeon describió lo cautivados que estaban los oyentes de George Whitefield cuando predicaba:

“…cuando escucho al Sr. Whitefield, no puedo ni siquiera poner la quilla’. Y otro, un tejedor, dijo: ‘A menudo, cuando he estado en la iglesia, he calculado cuántos telares cabrían en el lugar; pero cuando escucho a ese hombre, me olvido por completo de mi tejido’. Debéis esforzaros, hermanos, en hacer que vuestra gente olvide los asuntos relacionados con este mundo, entrelazando toda la verdad divina con las cosas pasajeras de cada día, y esto lo haréis mediante un uso juicioso de anécdotas e ilustraciones.”

Predicar el texto, de forma sencilla y clara. Explique la Biblia al pueblo de Dios, muéstrele su significado con ilustraciones y expóngale su relevancia para su vida cristiana.

Paso 8: Aplicación Personal

¿Cómo te va a Cambiar este Sermón?

La escalera termina donde empezó. Con el corazón del predicador expuesto ante Dios. Su manuscrito está terminado, tiene sus notas organizadas y sus páginas numeradas. Conoces bien este sermón y has dedicado el tiempo adecuado a una preparación estudiosa.

Es el momento de dejarlo en remojo. Marinar. Guisar. Pero los dos aspectos más importantes siguen siendo: olvidarte de tí mismo y depender del Espíritu. La resolución de salir del camino y dejar que la Palabra de Dios brille a través del púlpito debería ser el objetivo de todo humilde expositor. Este mensaje no es sobre nosotros, ni mucho menos. Nosotros predicamos a Cristo.

Escuchen a este gran predicador que se autodispone:

20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el polemista de este siglo? ¿No ha hecho Dios que la sabiduría de este mundo sea necedad? 21 Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen. 22 Porque en verdad los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles; 24 mas para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios. 25 Porque la necedad de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres. (1 Cor. 1:20-25)

La debilidad intencional que Pablo describió se expresa mejor a través de la oración: orar por su sermón mientras lo revisa, orar por un tono que se corresponda con el contenido. Ore por un corazón de pastor. Y sobre todo, orar para que Dios sea glorificado en las vidas de los que escuchan la proclamación de su Palabra. Y busque todas las oportunidades para salir del paso. No sea el autodenominado comunicador de gran personalidad y estrella de rock de los predicadores de fama de YouTube. Busca ser el primer miembro de tu iglesia que responda al mensaje que vas a predicar. Debes tener la mayor cantidad de razones para el cambio de vida, ya que es el que más entiende el texto.

El último aspecto de la preparación no es maquinar tu entrega e inflexiones de voz y asegurarte de tener una sonrisa ganadora. Flagrante. Hay un lugar para abordar la entrega, y hablaremos de eso con moderación en el Mac Center. Pero los predicadores no tratan de emular a Churchill o a Cicerón. Es mucho más necesaria una profunda conciencia de la dependencia del expositor de la obra del Espíritu de Dios

Este sermón tiene cero posibilidades de impacto si no es por la obra de Dios.

Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente. (1 Cor 2:14).

Esto nos recuerda nuestra necesidad de depender totalmente de la mezcla de la Palabra de Dios con el Espíritu de Dios. Antes de pedirle a Dios, por medio de su Espíritu, que conceda comprensión y transformación en los corazones de sus oyentes, pídale que lo haga con usted. Dios es quien escribe su verdad eterna en nuestros corazones. Busca su favor. Sin él, este sermón es impotente.

John Piper escribió un libro sobre la predicación llamado Exultación Expositiva. Esas dos palabras sirven como su útil definición de la predicación:

  • Expositiva: Será mejor que veas lo que dices en el libro.
  • Exultación: saboreas y saltas por encima de lo que has visto en el libro.

Esta es la predicación expositiva. La Biblia es el mensaje, y ese mensaje, cuando es predicado fielmente por un hombre cuyo corazón está sometido a Cristo, es aprehendido y amado y deleitado por el predicador y el pueblo. Se trata de una predicación con el poder del Espíritu Santo y que depende de él.

Nuestra tarea es sobria, escuchen de nuevo las palabras de Pablo a Timoteo en 2 Timoteo 4:1-5:

1 Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: 2 Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. 3 Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; 4 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos. 5 Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.

ESJ_BLG_202100914_05

La Escalera De La Predicación

Introducción A La Escalera de la Predicación

¿Hacia Dónde Vamos?

El viaje de la exégesis a la exposición podría describirse como la escalada de una montaña, la subida de una escalera o la exploración de las profundidades. Sea cual sea la metáfora, estamos hablando de los pasos para construir un sermón expositivo. Es el proceso que un predicador fiel sigue semana tras semana. Puede empezar el domingo por la tarde o el lunes por la mañana, y puede que no esté terminado hasta que suba al estrado el domingo siguiente, pero hay un proceso. Los pasos varían de un predicador a otro. El compromiso varía en función del tiempo disponible, las habilidades del expositor con las lenguas originales, la accesibilidad de las herramientas y los recursos, y cuántas veces el pastor tuvo que visitar a un miembro de la iglesia enfermo, presidir una reunión del…

Ver la entrada original 5.520 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s