¿Qué dice la Biblia acerca de la belleza?

Como creyentes, podemos dejar de tratar de encontrar nuestro valor en cómo nos vemos. Ya no debemos juzgarnos a nosotros mismos ni a los demás según el estándar de belleza del mundo. En cambio, somos sabios al seguir lo que la Palabra de Dios nos enseña acerca de la belleza.

Los humanos gastan tiempo, energía y dinero tratando de lograr una apariencia ideal que creen que los hará hermosos. Muchos de nosotros basamos nuestro valor en cómo nos vemos y si los demás aprueban nuestra apariencia.

Las mujeres se esfuerzan por ajustarse a los estándares de belleza de la cultura, usando maquillaje, dietas e incluso cirugía para mantener una determinada apariencia.

Los hombres también manipulan su apariencia y tratan de mantenerse al día con las últimas tendencias de la moda para verse guapos. En un sentido mundano, la belleza no es más que superficial.

Sin embargo, para entender lo que es verdaderamente hermoso, debemos mirar la Palabra de Dios. No solo encontramos la medida correcta de la belleza, sino que descubrimos la fuente de todo lo que es bueno y hermoso en la creación.

Según la Biblia, la belleza de una persona se define por su interior, no por su apariencia exterior.

La fuente de la belleza

Para entender bíblicamente la belleza, primero debemos considerar a nuestro Creador. Cuando Él creó todas las cosas, dijo que Su creación “era muy buena” ( Génesis 1:31 ).

Incluso ahora, después de que la caída del hombre haya afectado negativamente a toda la creación, podemos ver la evidencia de los atributos de Dios, incluida la belleza, en la naturaleza ( Romanos 1:20 ).

Tanto la delicada rosa como el encantador paisaje marino revelan el arte y la belleza de nuestro Creador. Dios, espléndido en majestad, es la fuente de todo lo bello del mundo.

Podríamos preguntarnos, “¿cómo puede Dios ser hermoso si no podemos verlo?” En sus atributos de amor, santidad , justicia y fidelidad, Él se muestra a sí mismo completamente hermoso.

Cuando Dios el Hijo tomó carne humana, Su apariencia no fue lo que atrajo a la gente hacia Él ( Isaías 53:2 ). En cambio, durante el ministerio terrenal de Jesús, las personas se sintieron atraídas hacia él por su amor y compasión.

En contraste con la sabiduría del mundo, el Cordero de Dios que fue inmolado es el exaltado Rey de reyes y Señor de señores, alabado por los siglos ( Apocalipsis 5:6 ; 19:16). La sangre y el sufrimiento que soportó nuestro Salvador no fueron hermosos.

Su muerte en la cruz demuestra la fealdad y el horror del pecado de la humanidad. Sin embargo, Su hermoso acto de amor al morir en nuestro lugar nos dice más acerca de la belleza que cualquier otra cosa ( Efesios 2:4-5 ).

Como Creador de todas las cosas, creó la naturaleza y la vida que los pintores solo esperan capturar en su arte. Además, Su acto de sacrificio al dar Su vida por nosotros nos muestra que la belleza está enraizada en Su acto de amor. No hay nada más hermoso que el amor que recibimos en Cristo.

La fuente de la belleza interior

Dado que la belleza de Dios se basa en Sus características y Él es la fuente de toda belleza, entonces se deduce naturalmente que las características piadosas son las que hacen que las personas sean hermosas.

Las Escrituras nos recuerdan que el Señor mira el corazón de las personas, no su apariencia exterior ( 1 Samuel 16:7 ). Así, la verdadera belleza viene del interior.

A diferencia del mundo, que nos dice que las personas son atractivas o hermosas por su apariencia, la Biblia nos dice que la belleza se basa en el carácter.

Como Pedro explicó en su epístola, “Vuestra hermosura no debe provenir de adornos externos, como peinados elaborados y el uso de joyas de oro o ropa fina. Más bien, debe ser la de tu ser interior, la belleza inmarcesible de un espíritu afable y apacible, que es de gran valor a los ojos de Dios” ( 1 Pedro 3:3-4 ).

Alguien que muestra esta belleza interior en las Escrituras es la mujer de Proverbios 31 . Se preocupó por seguir al Señor, ser productiva, vestir a su familia y ayudar a los pobres y necesitados ( Proverbios 31:13-27 ). Ella es alabada por su carácter noble ( Proverbios 31:29 ).

Como dice Proverbios 31:30 , “El encanto es engañoso, y la hermosura no dura; pero una mujer que teme al SEÑOR será grandemente alabada” (NTV). Aunque su apariencia juvenil y su belleza exterior se desvanecerían, su relación con el Señor y su respeto por Él durarían para siempre.

Los hombres en la Biblia también fueron reconocidos por su carácter. Si bien David era aparentemente guapo, su carácter era más importante. Se le recuerda en las Escrituras como un hombre conforme al corazón de Dios ( 1 Samuel 13:14 ; Hechos 13:22 ).

De manera similar, José (llamado Bernabé) era conocido por su ánimo y generosidad. Ni siquiera se da una palabra en la Biblia para describir su apariencia, pero leemos acerca de cómo vendió su propiedad y dio el dinero a los apóstoles para ayudar a satisfacer las necesidades de los demás ( Hechos 4:36-37 ).

En la eternidad, lo que importa es si conocemos a Cristo, reflejamos su carácter y lo seguimos. Jesús no recompensará a los cristianos por lograr cierta apariencia en Su tribunal. En cambio, mirará lo que hemos hecho con las oportunidades que nos ha dado ( Romanos 14:12 ; 2 Corintios 5:10 ).

Somos sabios al cultivar un carácter piadoso en nuestras vidas a través del fruto del Espíritu ( Gálatas 5:22-23 ). Como escribió Pablo en su carta al joven Timoteo: “La piedad vale para todo, pues tiene promesa tanto para la vida presente como para la venidera” ( 1 Timoteo 4:8 ).

La semejanza a Cristo es hermosa

Mencioné anteriormente que nada es tan hermoso como el sacrificio de Jesús al morir por nuestros pecados. Crecer en la semejanza de Cristo es, por lo tanto, esencial para una definición bíblica de la belleza.

Podemos ver evidencia de esto en la Biblia, donde aprendemos que las personas que eran consideradas poseedoras de la verdadera belleza reflejaban la semejanza a Cristo en su vida.

Ruth reflejó los atributos piadosos de la mujer de Proverbios 31 . Trabajó diligentemente en el campo de Booz para recoger grano para ella y su suegra, Noemí.

Como la mujer de carácter noble, Rut “se pone a trabajar vigorosamente; sus brazos son fuertes para sus tareas” ( Proverbios 31:17 ). Se preocupa por los demás y muestra un carácter trabajador.

Si bien estos atributos piadosos hacen que Rut sea hermosa, el aspecto central de su carácter que se destaca para los demás es el sacrificio que hizo al dejar su tierra natal y su gente para cuidar a Noemí.

Como Booz le dijo a Rut: “Me han contado todo lo que has hecho por tu suegra desde la muerte de tu marido: cómo dejaste a tu padre, a tu madre y a tu patria y viniste a vivir con un pueblo que no conocías. no saber antes. Que el Señor te pague por lo que has hecho. Que seas ricamente recompensada por el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte” ( Rut 2:11-12 ).

Su disposición a sacrificar su bienestar por los demás (lo que refleja la semejanza a Cristo) es lo que hace que Booz se fije en ella.

Al igual que Rut, la belleza de Ester también proviene de una actitud cristiana. Aunque la apariencia exterior de Ester atrajo la atención del rey de Persia, las Escrituras nos muestran que su verdadera belleza provenía de su ser interior. Arriesgó su vida para salvar a su pueblo, los judíos, de ser asesinados.

Como le dijo a Mardoqueo: “Iré al rey, aunque sea contra la ley. Y si perezco, perezco” ( Ester 4:16 ). Su entrega a la voluntad de Dios y su disposición a sacrificarse es lo que la Biblia enfatiza, no su apariencia.

Curiosamente, la Biblia da poca o ninguna descripción del aspecto de las personas. Ni siquiera la apariencia física de Jesús se da en las Escrituras. Dios no quiere que hagamos imágenes talladas de Él o de Su creación, incluidas las personas de la Biblia ( Éxodo 20:4 ; Deuteronomio 4:15-18 ).

Sin embargo, la falta de cualquier descripción de la apariencia también nos muestra que la forma en que alguien se ve no define su valor o belleza. En cambio, la verdadera belleza viene del interior y refleja el carácter de Cristo.

¿Qué significa esto para mi vida?

Una visión bíblica de la belleza comienza con una comprensión adecuada de Dios. Él creó todas las cosas, y la hermosura que vemos en la naturaleza es el resultado de Su arte. Con razón podemos decir que Dios es hermoso por su esencia y carácter.

Además, el acto de Jesús de morir por nosotros es el acto de amor más grande y hermoso. Aunque Él es nuestro Dios glorioso, Él vino a morir como el Cordero de Dios sacrificado. Yo diría, basándome en la Biblia, que la semejanza a Cristo es lo que hace que una persona sea verdaderamente hermosa.

Mostramos una belleza inmarcesible cuando estamos dispuestos a dejar de lado nuestros intereses e incluso nuestra propia vida por los demás ( Juan 15:13 ).

Saber que la verdadera belleza proviene del interior debería cambiar la forma en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Dado que la Biblia nos enseña que Dios mira el corazón, no la apariencia externa, entonces debemos basar la belleza en el carácter de las personas y en cómo viven.

Como creyentes, podemos dejar de tratar de encontrar nuestro valor en cómo nos vemos. Ya no debemos juzgarnos a nosotros mismos ni a los demás según el estándar de belleza del mundo. En cambio, somos sabios al seguir lo que la Palabra de Dios nos enseña acerca de la belleza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s