Archivo de la categoría: Apologetica

Rol de la Apologética en la comunicación del Evangelio

Hoy en día no encontramos mucha Apologética en la predicación. Los predicadores, tanto los conservadores como los liberales, parecen no ver la importancia que la Apologética tiene. Es una herramienta clave para reforzar la fe de los miembros de la congregación y capacitarles para que se sientan seguros a la hora de evangelizar a sus amigos y vecinos y sean capaces de responder a las objeciones que éstos les puedan hacer.

¿Por qué la predicación contemporánea ha descuidado la Apologética?

Una razón, como ya hemos dicho, es la falta de convicción entre los pastores de que se trata de un área importante del ministerio. Pero existen otras razones. Una de ellas es que se celebran demasiados cultos unidos –al que asiste toda la familia, incluso los niños– y cultos de Santa Cena. En los cultos, como la predicación está pensada para toda la familia, se suele presentar un contenido muy básico. En los cultos de Santa Cena, el énfasis suele estar en la devoción, antes que en la edificación. Además, en las iglesias episcopales y católico-romanas, se tiene la obligación de predicar sobre la epístola o evangelio del día, lo que hace imposible recibir una enseñanza regular sobre las verdades de la fe que suscitan debate a la hora de evangelizar. Sigue leyendo Rol de la Apologética en la comunicación del Evangelio

Anuncios

Biblia: ¿Vivía la gente más de 900 años?

Este es un interesante artículo de answers in genesis; del cual les transcribimos una parte y les invitamos a que puedan leerlo completo. Saludos

La Biblia enseña con toda claridad que los primeros patriarcas vivían alrededor de 1.000 años de edad y hasta tenían hijos cuando ya habían vivido varios cientos de años.

“Matusalén vivió 900 años . . . pero estas historias que lees en la Biblia, no son necesariamente así”.1

Así como al compositor estadounidense George Gershwin, a mucha gente le resulta difícil de creer que Matusalén viviera hasta los 969 años de edad. Sin embargo, la Biblia enseña con toda claridad que los primeros patriarcas vivían hasta alrededor de 1.000 años de edad y que tenían hijos a pesar de tener varios cientos de años. También se encuentran menciones similares de largos ciclos de vida en la literatura secular de varias culturas antiguas (que incluyen a los babilonios, griegos, romanos, indios y chinos). Pero incluso una longitud de vida de casi 1.000 años es lamentablemente breve cuando tenemos en cuenta que Dios al principio nos creó con la finalidad de vivir para siempre.

Según la Biblia, Dios creó a los primeros seres humanos, Adán y Eva, sin pecado y con la capacidad de vivir para siempre, a quienes Dios les dio todo lo que necesitaban para su salud y felicidad eterna en el jardín del Edén; pero les advirtió no comiesen del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal o morirían, como toda su descendencia después de ellos (Génesis 2:16–17). Cuando el engaño de Satanás incitó a Eva a desobedecer la orden de Dios, y luego Adán que desobedeció intencionalmente, sus mentes y cuerpos cambiaron profundamente (Génesis 3). No sólo llegan a estar sujetos a la muerte, sino que su primer hijo (Caín) se convirtió en el primer asesino del mundo. En verdad, la paga del pecado es muerte, física y espiritualmente. Es aleccionador pensar que la Biblia hubiera contenido sólo unas pocas páginas, desde la creación hasta la caída en el pecado, si no fuera por el amor inmerecido de Dios, que prometió y envió al Mesías para salvarnos del pecado y de la muerte (Génesis 3:15; Isaías 25:8; Salmo 49:14–15; 1 Juan 5:13).

Por 1.500 años después de la creación, los hombres vivían vidas tan largas que la mayoría era o contemporáneo del primer hombre, Adán, o personalmente conocían a alguien que lo era. Los diez patriarcas (excluyendo Enoc) que precedieron al gran diluvio vivieron un promedio de 912 años. Lamec murió más joven, a los 777 años de edad, y Matusalén vivió más años, hasta los 969. Leer más….

 

La Biblia y los tatuajes

En nuestrmaxresdefaulto muro de Facebook ; publicamos artículos cortos que hemos considerado interesantes para poderlos compartir con ustedes. Les dejamos la siguiente publicación sobre los tatuajes.

“Por miles de años la gente se ha hecho tatuajes como una expresión cultural de pertenencia, individualismo o rebeldía. Otros, como criminales y esclavos, fueron “marcados” con tatuajes. Hoy día los tatuajes son considerados como un estilo de marca personal, una pieza de arte en tu cuerpo” El tatuaje tiene como finalidad el dejar dejar grabado un dibujo o una marca en la piel a través del uso de ciertas agujas o punzones con tinta.

¿Qué dice la biblia al respecto?
“La ley del Antiguo Testamento ordenaba a los israelitas, “No se hagan heridas en el cuerpo por causa de los muertos, ni tatuajes en la piel. Yo soy el Señor” (Levítico 19:28 NVI)

El Nuevo Testamento nada dice acerca de que un creyente debería o no tatuarse.
Un principio bíblico importante sobre asuntos acerca de los cuales la Biblia no se refiere específicamente, es que si hay lugar a dudas de que ello agrada a Dios, es mejor no involucrarse en tal actividad. “Todo lo que no proviene de fe, es pecado” (Romanos 14:23). Tenemos que recordar que nuestros cuerpos, tanto como nuestras almas, han sido redimidos y pertenecen a Dios. Aunque 1ª Corintios 6:19-20 no se aplica directamente a tatuajes y perforaciones del cuerpo, ésta nos da un principio, “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis en Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. Esta gran verdad debería tener una auténtica orientación sobre lo que hacemos y a donde vamos con nuestros cuerpos. Si nuestros cuerpos pertenecen a Dios, deberíamos asegurarnos de tener Su justo “permiso” antes de que “los marquemos” con tatuajes y perforaciones” 

Los tatuajes como muchas otras cosas, hasta cierto punto, vienen a llenar cierto vacío interior, lo cool o moderno que pueda lucir un tatuaje, puede hacernos perder nuestra integridad delante de Dios.

Dios ve el corazón, pero espera de nosotros que mostremos frutos de su palabra que salga de nosotros. Mucho de lo que exteriorizamos es el resultado de lo que tenemos en nuestro corazón. Consideren el presente artículo y esperamos sus comentarios.

Fuentes: gotquestions, Prensa Libre