Las Ciudades de Refugio en Israel

Q&A - Las ciudades de refugio - YouTubeEra una ley entre los hombres desde el principio del mundo que el hombre que matase a su prójimo debía ser muerto de su semejante, sin tenerle misericordia. Se consideraba ser el deber del pariente más cercano vengarse de la sangre inocente.

Cuando los israelitas estaban por entrar a la tierra que les había sido prometido, el Señor les dio mandamiento de apartar seis de aquellas ciudades de su posesión como lugares de refugio. Tres de aquellas se hallaban de la parte más allá del Jordán, hacia el desierto, mientras que las otras tres eran de la parte acá. Esta provisión era para que el hombre que, por equivocación, matase a su prójimo pudiera correr allí y refugiarse del peligro de ser muerto. Continuar leyendo “Las Ciudades de Refugio en Israel”

Rizpa Mujeres de la Biblia

Entonces Rizpa, hija de Aja, tomó una tela de cilicio y la tendió para sí sobre el peñasco, desde el principio de la siega hasta que llovió sobre ellos agua del cielo; y no dejó que ninguna ave del cielo se posase sobre ellos de día, ni fieras del campo de noche.»
Léase:2 Samuel 3:7; 21:8-14. La historia es bastante macabra, y refleja las costumbres brutales y las venganzas personales comunes en las historias de este período. Por desgracia, el barniz de civilización que hemos conseguido poner en nuestras costumbres es muy delgado. La Biblia nos cuenta simplemente lo que pasó, sin tratar de disimular u ocultar los hechos por reprobables que sean. En toda esta historia descuella la entereza de una mujer, que con su noble conducta hizo dar cuenta al rey David de una falta de respeto a los cadáveres de varios miembros de la familia de su enemigo Saúl. Vamos a contar la historia. Continuar leyendo “Rizpa Mujeres de la Biblia”

Noadías mujeres de la Biblia

Noadías Profetisa

Acuérdate, Dios mío, de Tobías y de Sanbalat, conforme a estas cosas que hicieron; también acuérdate de Noadías profetisa, y de los otros profetas que procuraron infundirme miedo (Nehemías 6: 14).

Los profetas y profetisas recibían su inspiración de Dios, pero estaban además sometidos a su temperamento natural, a su disposición y al efecto de su propia formación voluntaria y personal. Sabemos, por ejemplo, que había escuelas de profetas y que la música ocupaba una parte importante en ellas. Continuar leyendo “Noadías mujeres de la Biblia”

El Altar de Bronce

En figura, el hombre que responde al llamado del Salvador entra por la puerta. Al penetrar en el atrio ¿qué ve en primer término? El altar de bron­ce. Sabe entonces que una víctima santa, inocente y sin mancha fue consumida allí para que no lo fuera él mismo.  Este altar estaba hecho con madera de sittim recubierta de bronce. La madera de sittim (acacia) es una bellísima imagen de la verdadera humani­dad del Hijo de Dios, “nacido de mujer y nacido bajo la ley” (Gálatas 4:4). Esta madera estaba interior y exteriormente recubierta de bronce, fi­gura de la justicia y santidad divinas frente al pecador y al pecado. El bronce resiste las ardientes llamas que todo lo consumen, vale decir que es una imagen de la manera en que nuestro Señor Jesús sufrió el ardor de la cólera de Dios, voluntariamen­te y con una entera sumisión, pero también con una determinación única y una perseverancia sin parangón. ¡Loor a Él! Continuar leyendo “El Altar de Bronce”

Abiatar

Nombre propio que significa «Padre de la abundancia».                                                              Hijo de Ahimelec, sumo sacerdote a quien sucedió en el cargo (1Sa_22:20). Fue un fiel consejero de David (2Sa_15:24; 2Sa_17:15; 2Sa_19:11); juntamente con Zadoc trajo el arca de la alianza a Jerusalén (2Sa_15:24 y 1Cr_15:11-12).

Hijo del sumo sacerdote Ahimélec, de la tribu de Leví y de la línea de Elí. (1Sa 14:3; 22:11; 23:6.) Vivió durante los reinados de Saúl, David y Salomón, y durante el reinado de David llegó a ser sumo sacerdote. Tuvo dos hijos: Jonatán y Ahimélec (el mismo nombre que el padre de Abiatar). (2Sa 15:27, 36; 8:17.) Continuar leyendo “Abiatar”