Archivo de la categoría: Interpretación

Pentecostalidad Integral

Por Juan Stam

¡Todos debemos ser pentecostales! (como lo describe Hechos 2)

El día de Pentecostés es el paradigma para la Iglesia de todos los siglos. En él, Dios marcó a la Iglesia para siempre con su carácter carismático, bíblico y profético. Tan importante era ese día, que Cristo ordenó a sus discípulos quedarse sentados en Jerusalén hasta que no se cumpliera (Lc 24.49, kathísate). La misión no pudo iniciarse sin el don pentecostal. La Iglesia es Iglesia porque es pentecostal. Es fiel a su naturaleza y misión sólo cuando es fiel a su origen en el Pentecostés. Sigue leyendo Pentecostalidad Integral

Anuncios

Israel y el territorio que ocupa

Interesante artículo escrito por Juan Stam….algunos lo han considerado un tema polémico y ha causado controversia y debate. Esperamos les pueda ser de utilidad, bendiciones.

Muchos evangélicos — probablemente la mayoría, por lo menos en los EUA — defienden desde la Biblia al actual estado israelí. Por los mismos argumentos, rechazan los reclamos palestinos de una parte del territorio que antes ocupaban. Estos evangélicos ven la formación del estado israelí como un evidente cumplimiento profético, maravilloso e impactante, y hasta una prueba de la veracidad de la Biblia. Es, para ellos, también una señal de la pronta venida de Cristo. En esa teología sionista-evangélica, “Israel es el reloj de Dios”.

En cuanto a este tema, hay algo que me sorprende mucho: ningún pasaje del Nuevo Testamento enseña tal cosa. Jesús profetizó la destrucción de la ciudad de Jerusalén por los romanos (Mr 13; Lc 21; Mt 24), pero no procedió a anunciar la reconstrucción de esa ciudad, mucho menos el establecimiento de un futuro estado israelí. Según la versión en San Lucas, después de su destrucción “los gentiles pisotearán a Jerusalén, hasta que se cumplan los tiempos señalados para ellos” (Lc 21:24), A eso sigue, en los tres evangelios sinópticos, no un estado israelí sino el retorno de Cristo. Eso me parece muy significativo. Sigue leyendo Israel y el territorio que ocupa

Israel en la profecía bíblica

Por: Juan Stam

Uno de los pasajes proféticos más importantes, y muy citado en el NT, es el “pequeño libro de consolación” de Jer.30-31.  Como casi todo el libro de Jeremías, estos capítulos son una compilación de trozos de diversos discursos del profeta; parece componerse de más de diez oráculos distintos.  Están agrupados alrededor del tema común de la esperanza, para inspirar ánimo y consuelo en el pueblo.  En un libro cuya tónica constante es el juicio, dándole a Jeremías su epíteto de “profeta llorón”, los mensajes de esperanza se han concentrado en esta parte central (capp.30-33).

En este ejercicio demostrativo no intentaremos una exégesis completa de los dos capítulos.  Nos concentraremos en los pasajes que tienen aspecto predictivo, especialmente 31.15-17 y 31.31-40.  Seguiremos básicamente las pautas señaladas en la conferencia misma, según se aplican a este pasaje.

Contexto y propósito del pasaje:

Los diferentes oráculos (o mini-oráculos) que componen estos capítulos son de origen diverso.  Algunos son de principios del ministerio de Jeremías (628-586 aC) y se refieren específicamente al retorno de los exiliados del reino del norte (Israel) que cayó ante Asiria en 722 aC.  Este parece ser el caso en los oráculos que se refieren a “Efraín” (apodo para Israel) o que mencionan a Samaria.  Otros parecen haber sido escritos en vísperas de la caída de Jerusalén en 587 aC y tienen que ver con los exiliados de Judá. Sigue leyendo Israel en la profecía bíblica

Cancelar, declarar y decretar

Por Emanuel Betances

Decreto_thumb.png¿Alguna vez has escuchado a algún cristiano cancelando, declarando o decretando? Aunque no ves a nadie en la Biblia haciéndolo, en los últimos 10 o 15 años este lenguaje se ha infiltrado en la iglesia. ¿Y de donde proviene? Bueno, todo esto proviene de una mezcla de enseñanzas de la “teología del dominionismo” y de la “confesión positiva” cuyas practicas y terminologías son muy frecuentes en áreas del ocultismo, satanismo, brujería y espiritismo, y también son muy utilizadas en la metafísica.

Muchos vienen a Cristo hoy en día con la idea equivocada de lo que es el Evangelio; y muchas veces no es culpa de ellos sino del tipo de mensaje que escuchan. Aunque se puede encontrar “base bíblica” para avalar algunas de estas enseñanzas, lamentablemente la mayoría de las veces estas predicas están cargadas de textos fuera de contexto, de supuestas “revelaciones divinas”, de experiencias personales y de puras técnicas mercadológicas y de manipulación de masas. Jesús no vino al mundo a morir en una cruz para darnos todo lo que nuestra carne desea. Satanás es quien siempre te va a ofrecer todo lo que tu carne desea: fama, poder, salud, posición, dinero, mujeres, relaciones, etc. Jesús nunca ofreció cosas terrenales a sus seguidores. Jesús murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día para darnos perdón y vida eterna a todos los que creamos en Él. (Juan 3:16)Jesús le dijo a Sus discípulos: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33) Mientras era interrogado, Jesús le dijo a Pilato: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.” (Juan 18:36)

¿Sabes como vivieron y murieron la mayoría de los primeros discípulos de Jesús? Sigue leyendo Cancelar, declarar y decretar

Principios de interpretación

interpretacionPor lo general, las promesas y las predicciones del AT estaban dirigidas al Israel literal, y debían haberse cumplido en relación con esa nación, siempre que ella fuera obediente. El cumplimiento parcial de la voluntad de Dios determinó que fuera también parcial el cumplimiento de las promesas que Dios había hecho con respecto al pacto. Sin embargo, muchas de esas promesas, sobre todo las que se refieren a la proclamación del Evangelio a las naciones y al establecimiento del reino mesiánico, no pudieron cumplirse para los judíos debido a su infidelidad; pero se cumplirán en la iglesia antes de la venida de Cristo, especialmente en el pueblo remanente de Dios, y también en la tierra nueva.

Cuando los judíos rechazaron a Jesús como el Mesías, Dios a su vez los rechazó a ellos, y comisionó a la iglesia cristiana como su instrumento escogido para salvar al mundo (Mateo 28: 19-20; 2 Corintios 5: 18-20; 1 Pedro 2: 9-10; etc.).

Por lo tanto, las promesas y los privilegios del pacto fueron todos transferidos permanentemente del Israel literal al Israel espiritual (Romanos 9: 4; cf. Gálatas 3: 27-29).

Aquellas promesas que todavía no se hubieran cumplido en el Israel literal, no se cumplirían más, o bien se cumplirían en la iglesia cristiana, que sería en adelante el Israel espiritual. Las profecías de esta segunda clase han de cumplirse en principio, pero no necesariamente en todos sus detalles, debido a que muchos detalles proféticos se refieren exclusivamente a Israel como una nación literal situada en la tierra de Palestina. La iglesia cristiana es una “nación” espiritual esparcida por todo el mundo, y esos detalles evidentemente no pueden aplicarse a ella en el sentido literal en que se aplicarían al pueblo de Israel.

Las profecías de la primera clase no pueden cumplirse porque eran estrictamente condicionales, y porque por su misma naturaleza sólo se aplicaban al Israel histórico. Sigue leyendo Principios de interpretación