El divorcio de Álvaro Colom y Sandra Torres

Quiero dejar plasmada mi opinión con un tema candente de actualidad política en nuestro país; el divorcio del actual presidente de Guatemala Ingeniero Álvaro Colom y su esposa Sandra Torres de Colom. No siendo jurista y tampoco un versado en leyes-puesto que no es esto lo que me ocupa-quiero expresar mi opinión sobre lo antes mencionado.

El matrimonio y el divorcio, forman un paralelismo en la historia de la humanidad. Hablar del matrimonio es tan extenso como hablar del divorcio. Al hablar de matrimonio tenemos que hacer una separación entre iglesia y estado. Ya que para los cristianos, el matrimonio es obra exclusiva de Dios. El relato bíblico de Génesis nos revela a un Dios Creador en relación al matrimonio; “no es bueno que el hombre este solo, le hare ayuda idónea para él (hablando Dios de Adán). Jesucristo vino a confirmar lo que el Padre había establecido al principio. Ubicando el matrimonio dentro del proyecto original de Dios. “No habéis leído que el Creador desde el principio los hizo varón y hembra, y que dijo: Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De tal manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre’. La teología cristiana ve en el matrimonio una imagen de la unión de Cristo con la Iglesia, una relación indisoluble y eterna. Mediante el matrimonio, Dios impide que la humanidad venga a ser una confusa multitud de individuos dispersos. Continuar leyendo “El divorcio de Álvaro Colom y Sandra Torres”

Historia Asambleas de Dios en Guatemala

Los primeros esfuerzos los hicieron antes de 1936, misioneros, obreros y laicos salvadoreños. En 1936 ya estaban establecidos cinco grupos: Atescatempa, El Adelanto, Horcones, Tiucal y el Progreso en el departamento de Jutiapa. Atescatempa es conocida como la cuna de Las Asambleas de Dios en Guatemala.
La primera pareja de misioneros que vinieron a Guatemala, formalmente, fueron los esposos. Juan y Elena de Franklin, en marzo de 1937 y a ellos se les considera como fundadores de Las Asambleas de Dios en Guatemala.

Guatemala: de mestizo a ladino, 1524-1964 III

Tercera parte y final
Los liberales y la “república de ladinos”
En las conclusiones de Invención criolla, sueño ladino pesadilla indígena, se afirmaba que el hecho de que la base social y la dirigencia de la Revolución del 71 fuese esencialmente ladina altense, le permitió al proyecto liberal establecer la visión “bipolar” que la sociedad guatemalteca conoció oficialmente hasta los Acuerdos de Paz de 1996. Guatemala pasó a ser, así, un país dividido por el Estado en ladinos e indígenas. Tal hecho, abrió las puertas a una política de ladinización, entendida esta más como un intento de homogeneizar al dispar grupo ladino, que como la asimilación sistemática de todos los indígenas. Por tales razones, éste grupo pasó poco a poco a asumir la connotación de no-indígena y, por tanto, a incluir a criollos, blancos europeos, chinos, negros, árabes, etc. Es decir, perdió su connotación racial de casta y adquirió la cultural de antiindígena, que no necesariamente es la de blanco, sino que puede ser la genérica de occidental, de civilizado. En el ámbito de la sociedad, tal tipo de homogeneización partía de los privilegios que el ejercicio de la ciudadanía le daba a los ladinos y, en general, a todos los no-indígenas, exonerándolos del trabajo forzado y la tributación, y de la segregación política y educativa que se aplicaba a los indígenas. Continuar leyendo “Guatemala: de mestizo a ladino, 1524-1964 III”

Guatemala: de mestizo a ladino, 1524-1964 II

SEGUNDA PARTE
El proceso histórico-económico de la formación del grupo social ladino
Manuel Vela en el citado Informe, que redactó desde su cargo de ministro tesorero estando ya en Madrid en el año de 1824, señalaba que la población del Reino de Guatemala en el momento de la Independencia ascendía a cerca de 600,000 indios, 300,000 mulatos, negros y castas, y 45,000 blancos o españoles criollos, siendo muy corto el número de peninsulares. Agregaba que la “casta” de los mulatos o ladinos se dividía entre los que forman la “parte común del pueblo, que es la más numerosa”, y entre los que por la “mejora de fortuna componen otra media”, en la cual se encontraban bastantes eclesiásticos, profesionales, maestros, artistas, propietarios, agricultores, tratantes, etc. Continuar leyendo “Guatemala: de mestizo a ladino, 1524-1964 II”