Archivo de la etiqueta: Historia

¿Qué es Teología Histórica? 

Origen: ¿Qué es Teología Histórica? por Daniel Caballero

¿Cómo se diferencia la Teología Histórica de la Historia?

La Historia de la Iglesia es en un sentido parte de la Teología Histórica como disciplina de estudio teológico, de la misma manera que la Exegesis es parte de la Teología Bíblica. La Historia se pregunta el ¿Qué? (¿Que ocurrió?), mientras que la Teología Histórica el ¿Por qué? (¿Por qué ocurrió?). No podemos tener un ¿Por qué? sin un ¿Qué?, pero un ¿Qué? sin un ¿Por qué? no es de mucha ayuda. La Teología Histórica sin una solida base en la Historia es como un árbol sin raíces, pero la Historia sin la Teología Histórica es como un árbol sin frutos. Sigue leyendo ¿Qué es Teología Histórica? 

Anuncios

Profeta Ezequiel

Libro de Ezequiel

Vida del profeta.
Ezequiel (en hebreo Yejezque’el: “Dios conforta”) era de la clase sacerdotal , y fue llevado a Babilonia como cautivo en 598 a.C., juntamente con el rey Jeconías y parte de la aristocracia judaica. Según el mismo nos dice, moraba en una localidad llamada Tell-Abib, junto al río Kebar (o Naru Kabaru, de las inscripciones cuneiformes), al sur de Babilonia. Allí vivía con su esposa, participando de las penas de los exilados. En el año quinto de su cautividad (593), mientras se hallaba a orillas de dicho río, fue llamado misteriosamente al ministerio profético, que ejerció durante veintidós años. Su último escrito data del 572 a.C. (año 27 de su traslado a Babilonia). No sabemos cómo ni cuándo murió. Según una tradición antigua judaica, fue muerto por un juez del pueblo que había sido reprendido por el profeta. Sigue leyendo Profeta Ezequiel

Noé

Noé vivió en la época inmediata a la de Enoc, tiempo en que “la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y todo designio del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”. La tierra estaba corrompida y llena de violencia. El mal había llegado a su completo desarrollo y Dios resolvió raer de sobre la faz de la tierra aquella rebelde generación.

Noé, siguiendo las pisadas de Enoc, y guardado por la misma fe, vivió sin contaminarse con las costumbres licenciosas de su tiempo; por lo cual está escrito de él: “Noé varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios caminó Noé”. Alejado del camino de maldad trillado por la mayoría, seguía una senda de separación a Dios y de obediencia a su santa voluntad; y de esta manera estaba preparado para recibir la bendición del Altísimo: “Los ojos de Jehová están sobre los justos, Salmos 34:15. Sigue leyendo Noé