La Pandemia, El Apocalipsis y Nuestra Misión Cristiana

Este es un interesante escrito de Juan Stam el cual compartimos con ustedes.

¡De un día para otro nos cambió la vida!  Arrancó la pandemia del coronavirus y ya todo cambió. Tenemos que aislarnos, no socializar físicamente, mantener dos metros de distancia y, mejor todavía, quedarnos en casa.  Algunos países o localidades han sido más cautelosos y estrictos que otros. Algunos gobernantes esperan que ignorándolo se acabe el problema. Las salidas a la calle están limitadas a lo más necesario: comida, medicina, trabajo, emergencias.  Las escuelas se cerraron y los estudiantes continúan su aprendizaje a distancia. Las reuniones familiares, de amigos o grupos se realizan en línea. Los que pueden, trabajan desde sus casas.  Otros se reinventan la circunstancia para sobrevivir.  Muchos ya no tienen trabajo. O comida. Todo, absolutamente todo, ha cambiado. Hay que adaptarse. Continuar leyendo “La Pandemia, El Apocalipsis y Nuestra Misión Cristiana”

Feliz año

49068205_10156796153069788_8405197714907725824_o

Esta época de fin de año, es un buen tiempo para reflexionar sobre nuestros logros y metas. Quizá muchas de ellas sin alcanzar o sueños frustrados que fácilmente pueden  apartarnos del amor de Dios.

Este fin de año es un buen tiempo para reconsiderar que Dios es bueno y siempre nos dará una nueva oportunidad; y con ello un nuevo año con oportunidades, bendiciones y mucho de su gracia.

En Teología e Historia estamos muy agradecidos con Dios por todas sus bendiciones y gracia sobre nosotros; y sobre cada uno de ustedes que a lo largo de todo este año nos han acompañado. Deseamos de todo corazón un bendecido año 2019, para ustedes y familia. Que el año nuevo sea de paz y bendición y sobre todo una nueva oportunidad para proclamar de Jesucristo y su obra redentora.

Bendiciones y de nuevo feliz año

Teología e Historia

Harán

Murió Harán antes que su padre Taré en la tierra de su naturaleza, en Ur de los Caldeos, Génesis 11:28

Los últimos versículos del capítulo 11 de Génesis traen delante de nosotros cuatro personas típicas, o sean, representativos de la gran familia humana:

  • Harán tipifica a la inmensa multitud de indiferentes, que viven y mueren en “la tierra de su naturaleza”, o “ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay”.
  • Taré, a ese gran número de meros profesantes religiosos que carecen de la potencia impulsiva de la fe salvadora y de las obras que caracterizan esta fe.
  • Lot, al triste grupo de creyentes con mentes carnales, cuyos ojos están puestos en “las llanuras del Jordán” en vez de “en las cosas de arriba”.
  • Abram es el verdadero tipo del fiel creyente; obediente y consagrado a Dios.

Continuar leyendo “Harán”

Noé

Noé vivió en la época inmediata a la de Enoc, tiempo en que “la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y todo designio del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”. La tierra estaba corrompida y llena de violencia. El mal había llegado a su completo desarrollo y Dios resolvió raer de sobre la faz de la tierra aquella rebelde generación.

Noé, siguiendo las pisadas de Enoc, y guardado por la misma fe, vivió sin contaminarse con las costumbres licenciosas de su tiempo; por lo cual está escrito de él: “Noé varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios caminó Noé”. Alejado del camino de maldad trillado por la mayoría, seguía una senda de separación a Dios y de obediencia a su santa voluntad; y de esta manera estaba preparado para recibir la bendición del Altísimo: “Los ojos de Jehová están sobre los justos, Salmos 34:15. Continuar leyendo “Noé”