Skip to content

Acaya

3 noviembre, 2016

En principio el nombre designó, como recuerdo del pueblo aqueo, la zona norte del Peloponeso. Por asociación se extendió, el 146 a. C.. al territorio de las ciudades que habían formado la Liga Aquea.

Tras la derrota de la Liga y la destrucción de Corinto por los romanos el 146 a. C., este territorio quedó como provincia (Achaia) gobernada por un funcionario (praetor) romano. Durante algún tiempo este gobierno estuvo unido al de Macedonia. Comprendía la totalidad del área considerada en el mundo antiguo como Grecia. Es decir, el territorio al sur de las Termópilas, quedando excluidas, por tanto, Macedonia, Tesalia, Epiro y una parte de las islas del Egeo. Las ciudades del territorio fueron consideradas como tributarias (stipendiariae) de Roma a excepción de sus dos aliadas tradicionales, Atenas y Esparta, exentas por ello del pago de tributos. Bajo unas normas generales, que sustituyeron las formas de gobierno democráticas por las timocráticas, establecidas por los romanos, se reorganizó sin trastornos la vida de las ciudades. Éstas se gobernaron en un régimen de autonomía bajo la vigilancia discreta, pero atenta del gobernador romano. Leer más…

El Libro de José y Asenet

23 octubre, 2016

Unas ocho mil palabras constituyen el texto de José y Asenet. Representan 1.042 términos, lo que supone cierta pobreza de vocabulario. Salvo 40 de ellos, el resto forma parte del léxico de los Setenta

El libro de José y Asenet constituye una novela apócrifa judeo-helenista, escrita como Sab en la comunidad de Alejandría, en los años de Jesús (siglo I d.C.), en un tiempo y contexto de fuerte apertura universal, con los problemas que ello implica en las relaciones de judíos y paganos. Asenet, hija virgen de un sacerdote pagano de Egipto, ha rehusado a sus pretendientes y vive en soledad; pero encuentra a José y quiere hacerlo su esposo. Pues bien, este José tiene los mismos rasgos del antiguo patriarca israelita, hijo de Jacob, visir supremo del faraón de Egipto que, conforme a su deber, inspecciona las riquezas del reino. En ese contexto evoca nuestro libro las relaciones entre judíos y gentiles en Egipto. José y Asenet representan lo mejor de los dos mundos culturales y religiosos. José es el buen israelita, verdaderamente virgen, porque, conforme a lo exigido por Esdras-Nehemías*, rechaza a toda mujer extranjera (José y Asenet 8,1). Leer más…

¿Emocionales o Espirituales?

18 octubre, 2016
A veces siento que vivimos en un mundo de emociones en el cual lo espiritual no puede aflorar porque lo emocional obstaculiza todo.

Estamos poco a poco acostumbrándonos a lo emocional antes que a lo espiritual, vamos a la Iglesia como vamos a un club social a ver a nuestros amigos, a platicar con ellos, a cantar de una forma mecánica canticos que ni siquiera entendemos o no sentimos desde lo profundo de nuestro ser cantar, escuchamos mensajes llenos de palabras bonitas pero no espirituales, con grandes cantidades muchas veces de pequeños chistes para hacer más amena la predicación en lugar de desarrollar un mensaje que realmente motive a las personas a caminar con Jesús.

Queremos convertir el evangelio en algo divertido y poco a poco vamos perdiendo la pasión por Dios, aquella pasión que nos lleva a cambiar nuestra forma de vida, aquella pasión que nos lleva a dar todo de nosotros por amor a Dios, por amor a su obra, por amor a las almas perdidas. Leer más…

¿Realmente vivía la gente como Adán y Noé más de 900 años de edad?

8 octubre, 2016

Este es un interesante artículo de answers in genesis; del cual les transcribimos una parte y les invitamos a que puedan leerlo completo. Saludos

La Biblia enseña con toda claridad que los primeros patriarcas vivían alrededor de 1.000 años de edad y hasta tenían hijos cuando ya habían vivido varios cientos de años.

“Matusalén vivió 900 años . . . pero estas historias que lees en la Biblia, no son necesariamente así”.1

Así como al compositor estadounidense George Gershwin, a mucha gente le resulta difícil de creer que Matusalén viviera hasta los 969 años de edad. Sin embargo, la Biblia enseña con toda claridad que los primeros patriarcas vivían hasta alrededor de 1.000 años de edad y que tenían hijos a pesar de tener varios cientos de años. También se encuentran menciones similares de largos ciclos de vida en la literatura secular de varias culturas antiguas (que incluyen a los babilonios, griegos, romanos, indios y chinos). Pero incluso una longitud de vida de casi 1.000 años es lamentablemente breve cuando tenemos en cuenta que Dios al principio nos creó con la finalidad de vivir para siempre.

Según la Biblia, Dios creó a los primeros seres humanos, Adán y Eva, sin pecado y con la capacidad de vivir para siempre, a quienes Dios les dio todo lo que necesitaban para su salud y felicidad eterna en el jardín del Edén; pero les advirtió no comiesen del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal o morirían, como toda su descendencia después de ellos (Génesis 2:16–17). Cuando el engaño de Satanás incitó a Eva a desobedecer la orden de Dios, y luego Adán que desobedeció intencionalmente, sus mentes y cuerpos cambiaron profundamente (Génesis 3). No sólo llegan a estar sujetos a la muerte, sino que su primer hijo (Caín) se convirtió en el primer asesino del mundo. En verdad, la paga del pecado es muerte, física y espiritualmente. Es aleccionador pensar que la Biblia hubiera contenido sólo unas pocas páginas, desde la creación hasta la caída en el pecado, si no fuera por el amor inmerecido de Dios, que prometió y envió al Mesías para salvarnos del pecado y de la muerte (Génesis 3:15; Isaías 25:8; Salmo 49:14–15; 1 Juan 5:13).

Por 1.500 años después de la creación, los hombres vivían vidas tan largas que la mayoría era o contemporáneo del primer hombre, Adán, o personalmente conocían a alguien que lo era. Los diez patriarcas (excluyendo Enoc) que precedieron al gran diluvio vivieron un promedio de 912 años. Lamec murió más joven, a los 777 años de edad, y Matusalén vivió más años, hasta los 969. Leer más….

 

Nimrod

8 octubre, 2016

Cus engendró a Nimrod: éste comenzó a ser poderoso en la tierra. Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová, Gén_10:8-10

Antes del quebrantamiento es la soberbia y antes de la caída la altivez de espíritu.

Proverbios 16:18En el capítulo 10 del Génesis tenemos un registro perfecto de las familias descendientes de Noé; y también de los reinos y naciones que fundaron los nuevos pobladores del mundo. En los versículos 8 a 10 se hace mención especial de Nimrod, y, aunque este personaje se nombra tan sólo cuatro veces en toda la Sagrada Escritura, no queremos pasarlo por alto, por haber sido el fundador del reino de Babel. Y Babel, o Babilonia, ocupa una posición prominente en las páginas bíblicas. Leer más…